CAMBIA

PARA QUE TU PERRO CAMBIE

TE AYUDO A RECORRER EL CAMINO

Ahora mismo no sabes si tienes un perro o un marciano.

Tú solo querías un buen amigo con el que compartir tu vida.

Y ahora no entiendes nada.

Y todo el mundo te está volviendo loca con consejos ridículos que te incitan a abusar de tu perro.

Pero eso no va contigo.

Mando un mail diario con ideas para reflexionar y aprender sobre perros a mis suscriptores.

También doy un regalo de bienvenida libre de tonterías, abusos y Machos Alfa.

Lo mismo te ayuda a entender algo.

Al menos no te volverá loca.

Mi caballo es dominante

Mi caballo es dominante

Es hora de aparcar lo de la dominancia   Ya te lo he contado alguna vez: me encantan los caballos. De hecho, yo de pequeña quería tener un caballo por encima de todo. Pero hasta hace unos años, no pudo ser. Bueno. El caso es que el mundo del caballo es...

leer más
Traficante de patatas

Traficante de patatas

Preguntar en el lugar correcto   Me estaba acordando de un momento un tanto repetitivo que pasé cuando estuve de viaje por Europa del Este. Nos han vendido que ya no hay fronteras y todo eso, pero no es verdad. Fue pasar de Italia, y todo se llenó de puestos de...

leer más

Puede que te interese entender a tu perro.

Lo mismo hasta te gustaría mejorar algunas cosillas de su conducta.

Tengo por aquí un ebook que regalo a mis suscriptores, que lo mismo te sirve.

En él te cuento:

  • Cómo influye la alimentación en la conducta de tu perro.
  • Qué puedes mejorar en los paseos para que ambos disfruteis juntos.
  • Qué herramientas NO debes usar nunca con tu amigo, y porqué.
  • La importancia de la salud sobre el comportamiento.
  • Algo que no habías pensado sobre el descanso de tu perro.
  • Qué puedes hacer para que tu perro esté más tranquilo sin dedicarle más horas.
  • Cómo conseguir que no sea un perro nervioso.
  • Alguna necesidad de tu perro que estás dejando sin cubrir y por eso se porta regular.

Así que puedes suscribirte, leer y aplicar el ebook (y ver qué pasa) y aprender de mis correos.

O puedes ir al parque y lanzarle la pelota a tu perro 297 veces.

Una de las dos opciones va a permitir que tu perro cambie.

La otra, pues no.