Te estás preguntando cuál es el mejor pienso para perros ante la avalancha de opciones que hay en la tienda. Pues lee este artículo. No te recomiendo ni descargo ninguna marca. En su lugar, te doy las claves en las que debes fijarte para poder elegir la mejor alimentación para tu amigo.

¿Cómo saber qué pienso para perros es mejor?

Seguro que ya sabes o sospechas que la alimentación tiene una gran influencia sobre la salud.

Lo que quizá no habías pensado es que también tiene una influencia muy importante sobre la conducta.

La sensación de hambre crónica, la carestía o exceso de ciertos nutrientes, o una dieta desequilibrada que produzca sobrepeso, por ejemplo, son circunstancias que afectan de modo directo al comportamiento.

Es fácil imaginar que si un perro tiene mucha hambre, pueda mostrarse nervioso, irritable, hiperactivo (dedicado a la búsqueda de alimento) o incluso mostrar conductas agresivas, sobre todo si por fin consigue comida o la tiene delante pero se le bloquea el acceso a la misma.

Pero seguro que no te habías planteado ciertas cuestiones de comportamiento que están directamente relacionadas con la calidad de la comida que consume tu perro. Y por eso es importante elegir el mejor pienso para perros.

Un inciso: si te has tomado tiempo para seleccionar el mejor pienso para perros (sobre un criterio más estudiado que el alto precio, pensando que como es caro tiene que ser bueno) y sabes porqué es un alimento excelente, o bien te has estudiado unas buenas bases de nutrición canina y alimentas a tu amigo con dieta BARF/ACBA, entonces no te leas este artículo, no te contará nada que no sepas ya, 🙂

En caso contrario, si tienes dudas, compras el pienso de tu perro por precio (el más caro, el más barato), por el aspecto de la bolsa, porque es una “marca popular” (pero no sabes porqué),  o simplemente te gustaría tener criterios adecuados para saber elegir el mejor pienso para tu perro, sigue leyendo.

 

Alimentación y conducta

 

El alimento es una necesidad básica de todo ser vivo.

Es preciso consumir cada día alimento en cantidad y calidad suficiente para poder mantenerse saludable y equilibrado, tanto física como mental y emocionalmente.

Por lo tanto, la escasez de alimento o el alimento de calidad insuficiente van a determinar conductas  encaminadas a corregir esa situación.

Pero también aparecerán alteraciones de comportamiento derivadas de la desnutrición (alimento escaso) o la malnutrición (alimento de mala calidad).

El alimento inadecuado impide una producción correcta de hormonas y neutrotransmisores y limita la reparación de daños físicos del organismo debidos al desgaste del día a día, pero sobre todo produce estrés.

Y el estrés en sí mismo, si es crónico, genera una gran cantidad de alteraciones de conducta, como irritabilidad, depresión o hiperactividad, desorientación, falta de concentración, retraso en el aprendizaje,aumento o disminución del consumo de comida, aumento del consumo de agua…

Y también altera la salud: mayor incidencia de infecciones, retraso en la cicatrización de heridas, alteraciones cutáneas y digestivas….

Por lo tanto elegir para tu amigo el mejor pienso para perros no es solo una cuestión de “comer bien”.

Es fundamental para que goce de una buena salud y para mejorar, corregir o prevenir alteraciones de la conducta.

De hecho, una de las cuestiones que siempre se debería revisar en perros con problemas de comportamiento es la dieta.

Es uno de los muchos cambios que se pueden hacer para mejorar, y que en general no requiere de grandes inversiones ni de mucho tiempo para aplicarse.

 

¿Qué pienso para perros es el mejor?

 

Cuando alguien me hace esa pregunta, le suelo responder que el mejor pienso para perros lo decide su perro.

Hay piensos de alta calidad que a ciertos perros les sientan mal, por la razón que sea.

Por ejemplo, un pienso de gran calidad a base de carne de pollo administrado a un perro con alergia al pollo seguramente será un “mal pienso”.

Por lo tanto, tu perro tiene la última palabra en este tema.

Hay que valorar cuestiones como la calidad del pelo (tras al menos 4 semanas de consumo continuado), la calidad y cantidad de heces (hay piensos muy caros que producen un elevado volumen de heces: eso sugiere que algo no está funcionando correctamente), la palatabilidad (si no se lo quieren comer, dará igual lo estupendo que sea el alimento), la facilidad para mantener un peso adecuado y la cantidad diaria que debe consumir el animal para satisfacer sus necesidades, entre otras cuestiones.

Pero sí puedo facilitarte ciertas premisas que debes valorar para que puedas seleccionar un reducido número de marcas (y variantes dentro de esas marcas) y llevarte el mejor pienso para perros a casa.

Con esos criterios podrás saber cuáles son los piensos objetivamente de mayor calidad, y después valorar cuál de esas marcas le sienta mejor a tu amigo, o tiene mejor precio, o simplemente puedes contar con ellas para cambiar de marca cuando desees, sabiendo que mantienes una alta calidad en la nutrición de tu perro.

 

¿De qué están hechos los piensos para perros?

 

Lo primero que debes hacer es darle la vuelta al saco para no ver el frontal.

Así evitarás dejarte llevar por bonitos y coloridos diseños, que son definidos por una buena estrategia de marketing, pero no son indicadores de calidad.

Comprar un saco de pienso porque sale la foto de un yorkshire terrier y tú tienes uno es caer en la trampa de marketing al elegir el mejor pienso para perros por cuestiones estéticas y no de calidad.

Mejor profundiza un poco más en el contenido.

Al fin y al cabo, el saco lo vas a tirar, 🙂

 

Ingredientes

 

En la parte trasera tendrás un listado de ingredientes. Es en lo primero que te tienes que fijar.

Los ingredientes están colocados por orden de cantidad, de más a menos, como marca la legislación (ocurre lo mismo en los alimentos para personas, ya puedes echar un vistazo a lo que comes y asombrarte).

Como estamos valorando el alimentar a un carnívoro mixto (es decir, que come sobre todo carne y vísceras, aunque también se alimenta de otras cosas, como vegetales y fruta), los primeros ingredientes deberían ser carne, pescado o huevos.

O sea, sobre todo proteínas de origen animal.

Luego pueden aparecer vísceras (como hígado), o ingredientes que aporten grasa (como aceites o manteca/grasas).

Ojo a un truco popular para falsear el listado de ingredientes. Es posible que la lista empiece por una carne (por ejemplo, pavo) y diga “carne fresca de pavo, min 20 %”. Eso suena bien.

Pero resulta que el pienso no está fresco, sino deshidratado. La ley obliga a añadir lo de fresco para que sepas que esa carne se ha contado como 20 % antes de quitarle el agua. Pero si el 80 % de esa carne fresca se elimina después, el primer ingrediente ya no es carne de pavo, puesto que bajará bastante en % y por lo tanto también en el orden de ingredientes. El segundo ingrediente de la lista es en realidad el primero, y ese pienso ya no tiene tanta carne como te querían vender.

De hecho, si consultas suficientes etiquetas, verás que muchos ponen “carne deshidratada de” o “carne de” a secas. Ese ingrediente sí está libre de agua, y por lo tanto se encuentra en el puesto donde la han colocado, no cambiará de sitio al procesar el pienso.

Finalmente otra manera de añadirle restos sin que se note que son restos es poner “harina de carne”, o cualquier otro modo de harina. Demasiado procesado, y demasiado genérico el ingrediente, ahí se pueden colar muchas cosas sin especificar.

Por lo tanto evita los piensos con “harina de“.

Y también los que llevan “carne fresca de” como primer ingrediente. Más que nada porque es un poco tomadura de pelo e intento de engañar al consumidor (pero cumpliendo la ley).

Tras la carne como aporte de proteínas, las cuales se emplean sobre todo para la construcción y regeneración de tejidos y órganos,  hay que aportar nutrientes que permitan obtener energía, para moverse y para mantener en marcha todos los procesos fisiológicos normales.

 

Fuentes de energía

 

Las dos principales fuentes de energía que podemos encontrar en la comida son los hidratos de carbono (azúcares más o menos complejos) y las grasas o lípidos.

Los hidratos de carbono se van a encontrar sobre todo en los cereales (maíz, arroz, trigo, soja, avena, cebada….), patatas y otros tubérculos, legumbres, etc.

Y las grasas, pues en la manteca animal, en aceites animales (como el de salmón) y aceites vegetales (de diferentes semillas), principalmente.

Y si lo piensas bien, para  un perro que se buscase la vida a la hora de comer, salvo que consuma solo restos de comida humana, su principal  fuente de energía sería la grasa animal.

El resto de las opciones están menos accesibles.

Así que los primeros ingredientes del mejor pienso para perros deberían ser carnes y pescados, seguidos de grasa de origen animal.

Con eso ya has eliminado de tu búsqueda a muchas marcas.

 

Cereales

 

En concreto, todas aquellas que usen la palabra “cereales” en su lista de ingredientes.

También descarta las que pongan “subproductos”, sean de donde sean.

Los subproductos son eso, restos.

Si son subproductos animales, restos de animal (las plumas, los cartílagos, las pezuñas, las pieles, los tendones….).

Y si son subproductos vegetales, igual, todo lo que no se coma (como peladuras, pepitas, cascarillas, etc).

La calidad de un pienso que lista “cereales, subproductos animales y vegetales……” es ínfima. Es el mejor peor pienso para perros.

Puede haber excepciones y que un pienso caro tenga esos ingredientes, pero aquí van incluidos todos los piensos baratos.

Una de las características de estos piensos es que tu perro debe comer una gran cantidad de alimento al día para cubrir sus necesidades elementales.

Y aun así no lo logra, ya que las proteínas de calidad disponibles son insuficientes, y la grasa suele ser escasa. Solo van sobrados de hidratos de carbono.

Y los perros no están bien preparados fisiológicamente para usar los hidratos de carbono.

Eso exige un esfuerzo extra al páncreas, que los digiere por un lado, y por otro regula la cantidad de azúcar en sangre. Los hidratos de carbono vienen a ser cadenas de azúcares más o menos complejas.

Y como el organismo del perro no sabe muy bien qué hacer con ellos, tiende a guardarlos.

Es decir, los piensos ricos en hidratos de carbono producen fácilmente sobrepeso y pueden favorecer la aparición de pancreatitis y diabetes a medio plazo.

Así que entre las cantidades enormes de consumo diario y el riesgo para la salud de tu perro, en realidad no son nada baratos.

Descártalos siempre de la dieta de tu amigo. Por mucho que le gusten o por muy popular que sea la marca.

Siguiendo los criterios anteriores, lo ideal es eliminar también de la lista todos aquellos piensos que contengan cereales.

Y en cereales se incluyen: maíz, arroz, cebada, centeno, avena, soja y trigo. Si afinamos mucho, también la quinoa o la chía, que algunos piensos la incorporan (y te lo cobran bien caro).

Dentro del grupo “cereales”, los hay malos y menos malos para alimentar a un perro, pero en general, y dado que existen muchas marcas que ofrecen alimento para perros libre de cereales (grain free), si puedes evitar las que sí los llevan, mejor.

Eso sí, este paso ya encarece bastante el pienso.

Los cereales no se añaden porque sean adecuados para la nutrición del perro, se añaden porque son baratos.

Si el presupuesto es realmente un problema para ti, entonces céntrate en dejar de lado los piensos “cereales, subproductos….”, y elige aquellos que tienen carne como primer ingrediente, y un único cereal (mejor arroz o avena que maíz) como segundo, o idealmente, tercer ingrediente.

En ese caso, el precio aparentemente se dobla. Pueden pasar de costar 20 euros un saco grande, a costar casi 40 euros.

Y crees que no te lo puedes permitir.

Pero echa un vistazo a la tabla de cantidades diarias recomendadas

En el pienso más barato, la cantidad diaria a administrar es X (depende del peso de tu perro, y de la edad, si es un cachorro).

En el que es algo más caro, la cantidad rondará X/2. Es decir, aproximadamente la mitad.

Tendrás que darle a tu perro la mitad de comida para conseguir un efecto saciante similar.

¿Y en qué se traduce esto?

Menos carga para el estómago a la hora de hacer la digestión. Más facilidad para asimilar los nutrientes. Menor volumen y número de heces.

Y posiblemente ya puedas notar los efectos de una dieta de mejor calidad solo con este cambio, ya que tanto la cantidad como la calidad de las proteínas ha subido notablemente.

Y eso se dejará ver también en la conducta de tu perro.

Los comportamientos que pudiesen estar ligados a una malnutrición disminuirán.

Pero si puedes permitirte más, o incluso estás comprando un pienso caro y resulta que acabas de descubrir que tiene maíz como primer o segundo ingrediente, puedes afinar más.

Elimina aquellos que lleven cualquier cereal.

 

Almidones

 

Luego comprueba que no hayan cambiado el cereal por almidón (que es básicamente una fuente de hidratos de carbono genérica), porque entonces no habrás hecho mucho.

El almidón suele venir listado como tal en los ingredientes, no te costará detectarlo. Aunque puede incorporarse como segundo o tercer ingrediente en forma de patata, batata o boniato.

Aunque se puede notar también la presencia de hidratos de carbono en otra parte del análisis nutricional del pienso: las proporciones.

En algún sitio cerca de los ingredientes vendrá una lista de porcentajes, donde aparecen proteínas, grasas, humedad, cenizas, calcio y fósforo, fibra y algunas cosas más.

No verás listado el % de hidratos de carbono. Curioso, ¿verdad?

Pero como la suma total de esos porcentajes debe ser 100, solo hay que sumar. Y lo que falte hasta llegar a cien, son hidratos de carbono.

(Si falta la humedad, en algunos piensos no la citan, que sepas que esta suele rondar el 8-10 %. Difícilmente puede haber menos, y si hay más, el pienso se enmohece fácilmente. Tenla en cuenta en la suma).

Así que si el pienso no tiene cereales, pero el % de hidratos de carbono anda por el 35-40 %, seguramente lleva mucho almidón.

Esto implica otra cosa: si los hidratos de carbono bajan, algo tiene que subir, normalmente la proteína y la grasa.

Ahí ya tienes una señal de si hay o no hidratos de carbono en exceso y no los has detectado en los ingredientes.

De ahí la creencia popular de que si el % de proteína y grasa es alto (superior al 30% y al 20 % respectivamente), el pienso es excelente.

Lo cual sería correcto si la fuente de proteínas y de grasas es de alta calidad. Entonces podría ser el mejor pienso para perros.

Porque si el pienso lleva como primer ingrediente plumas (proteína pura pero de difícil digestión) y como segundo un aceite vegetal (grasa pura, pero distinta de la de origen animal), la calidad es mediocre.

O si estamos incluyendo en la cuenta las proteínas de origen vegetal que lleva el cereal, que están menos disponibles tras la digestión que las de origen animal y por lo tanto falsean la cuenta de proteínas realmente asimilable/utilizable.

Por eso lo primero es mirar la lista de ingredientes.

Y lo siguiente, si el % de proteína y grasa se corresponde con esos ingredientes.

O te están colando carbohidratos y no tienes claro por dónde.

O si tratan de venderte un pienso como de gran calidad porque tiene un 30 % de proteína y un 25% de grasa, y resulta que está hecho a base de maíz y aceites o incluso de subproductos (los subproductos pueden tener un elevado % de proteína, pero no pueden digerirse. Es como si no comieras nada).

Finalmente, en los mejores piensos para perros, los de mejor calidad se añaden alimentos como verduras, frutas y hierbas de distintos tipos (ya mencioné arriba que el perro es un carnívoro mixto), y algunos aditivos “invisibles” destinados a mejorar o prevenir problemas de salud, como condroprotectores (condroitin sulfato, ácido hialurónico, etc).

Eso suma precio pero compensa a largo plazo.

 

Aditivos

 

Una última mención sobre los aditivos artificiales.

Hay piensos que los incluyen para conservar el nivel de vitaminas, o para dar colores atractivos a las bolas, o quizá para mejorar el olor o textura.

Evítalos.

No aportan nada nutricionalmente y es muy posible que sean dañinos a medio plazo. Suelen aparecer al final de la lista de ingredientes: BHA, BHT, galato de propilo, etoxiquina, propilenglicol, o simplemente términos sin concretar como “aromatizante”, “saborizante”, etc.

Con estos criterios ya puedes descartar muchas marcas que solo te darán problemas.

Y puedes elegir un alimento de una calidad bastante decente si tu presupuesto es limitado, o saber diferenciar entre los piensos de elevado coste cuáles ofrecen mayor calidad, dejando de lado los que se escudan en su popularidad (pero te venden alimento para gallinas) o los que a igualdad de coste destacan por una mayor calidad nutricional.

Y lograrás asegurar de un modo fácil y rápido que una de las necesidades básicas de tu perro está bien cubierta, tanto en cantidad como en cantidad.

 

Elige el mejor pienso para perros: un resumen

 

Los ingredientes están listados por orden de cantidad.

Descarta siempre los “cereales, subproductos” = calidad ínfima.

Primeros ingredientes carnes o pescados. Idealmente seguidos de grasas animales.

Evita los que lleven “carne fresca” como primer ingrediente.

Evita los que llevan “harinas de”.

Si lleva cereal, que sea en segundo o tercer lugar como mucho, nunca en primero.

Y mejor arroz o avena que maíz (por ejemplo).

Mucho mejor si es “grain free” (libre de cereales).

Ojo si cambian cereal por almidón o patata o batata o boniato.

Comprueba los % de nutrientes: proteína igual o mayor de 30 %, grasa igual o mayor de 20 %.

Valor añadido si incluye suplementos nutricionales como protectores de articulaciones. 

Finalmente, si te lo puedes permitir, valora el olvidarte de la comida ultraprocesada para tu perro, igual que en personas es perjudicial a medio plazo, en perros seguramente también. 

Infórmate sobre la dieta BARF, y anímate a probarla, es menos complicado de lo que te parece a simple vista, y las “contraindicaciones” que suelen argumentar sus detractores a menudo tienen poco o ningún fundamento. Las mayores contraindicaciones son para nosotros (por su coste o la necesidad de preparación, conservación y conocimientos), para los perros tienen múltiples ventajas.

 

¿Quieres ampliar esta información? Pues visita esta página, que lleva muchos años tratando este tema. Está en inglés, y muchas de las marcas que analiza no existen en España, pero leerla es altamente clarificador:

http://www.dogfoodanalysis.com/

 

La alimentación puede parecer un cambio irrelevante, pero tiene su importancia.

En algunos perros mucha. 

En otros no influye tanto, pero ayuda a ver mejorías.

Puedo proponerte más mejoras, más cambios, más nuevas ideas que van sumando y ayudan a que tu perro se sienta mejor.

Si tu perro se siente mejor, tú también.

Y los conflictos se reducen.

 

error: Este contenido está protegido