MINI CURSO

«¿TU PERRO LADRA MUCHO? ES HORA DE ESCUCHARLE»

Reactividad.

El mal endémico del perro urbanita del siglo XXI.

El estrés, el miedo, las prisas, el descontrol, la inseguridad…….

Todo esto les desborda, y lo ladran a los 4 vientos.

Esperando que alguien les escuche.

Deberias ser ese alguien.

Tú.

Sí, tú.

Todos los demás solo oyen ruido.

A ti te toca escuchar, comprender y ayudar.

Puedo ayudarte a que tu perro se sienta mejor (y ladre menos).

También puedo ayudarte a ti a sentirte mejor (aunque tu perro siga ladrando).

Otros te venderán el rollo de la dominancia, de la falta de límites, de imponerse, de que hay que corregir la conducta.

O de que eres una blanda o que tu energía no da ni para encender una bombilla led.

Yo no.

No va conmigo.

Yo escucho a los perros y cuentan otra cosa.

Cuando ladran.

Y cuando callan.

Seguro que prefieres escuchar a tu perro antes que al Tonto Alfa.

Seguro.

En eso puedo ayudarte.

Pero si no te he convencido y prefieres no escuchar, tendrás que seguir oyendo ruido.

Es tu elección.

También puede que aun no estés preparada para contratarme.

Claro.

Lo entiendo.

Nos acabamos de conocer, hay que ir paso a paso.

Entonces prueba esto otro.

Suscríbete a mi lista.

Te envío un correo diario a las cuatro de la tarde.

Y te cuento historias.

Muchas no son de perros.

Algunas sí.

Pero muchas no.

Te servirán para conocerme mejor.

Para conocer mejor a tu perro.

Y tal vez para conocerte un poco más a ti misma.

De lo último no estoy segura, pero oye, tendrás que averiguarlo por tu cuenta.

Además, les hago un regalo de bienvenida a los suscriptores.

Es un ebook muy majo.

No es porque lo haya hecho yo.

(Bueno, sí, es por eso).

Pero además de ser muy majo, tiene una serie de ideas que pueden serte muy útiles.

Al fin al cabo, no vas a salir con el ebook.

Lo de que sea majo no tiene relevancia.

Lo de que sea útil para ti, sí.

Quien sabe, si aplicas lo que te cuento en ese libro, lo mismo resuelves los problemas que te preocupan ahora mismo.

A algunos suscriptores les ha pasado, por lo que me dicen en sus correos.

Y así te ahorras el trabajo de conocerme mejor.

Que al fin al cabo, tampoco vas a salir conmigo.

Pero con tu perro sí que sales, y mucho.

Así que venga, te suscribes, y a ver qué pasa.

Es en el botón.

Y si no te gusto, como no estamos saliendo ni nada, te das de baja con un click y listos.

Darse de baja también es gratis.

Pin It on Pinterest

Share This