MINI CURSO

«¿TU PERRO TE ESTRESA? AYÚDALE A RELAJARSE»

Yo me estreso, tú te estresas, él se estresa.

Y tu perro se sube por las paredes.

El estrés es una reacción inevitable y necesaria para estar vivos.

Pero en exceso o mal gestionado puede matarnos.

O hacer que queramos matar a otros.

Seguro que no te apetece que tu perro sufra como un ejecutivo de Wall Street el día que la bolsa hace crack.

Y más seguro aun que las consecuencias del estrés de tu perro te hacen sufrir a ti mucho más.

Así que es hora de dejar de sufrir, y empezar a disfrutar de momentos de calma juntos.

De paseos agradables y tranquilos.

De ratos de no hacer nada en casa, pero juntos.

De poder mirar al resto del mundo enloquecido por el estrés desde la barrera, y sentir pena de ellos.

Desde vuestra particular balsa de calma y sosiego.

¿Imposible?

Para nada.

Solo hay que empezar a hacer algunos cambios en vuestras vidas.

Y relajarse un poco.

Si te gustaría conseguir algo así, puedes contratarme.

Si ya lo has intentado pero no logras avances, igual el foco está iluminando el problema equivocado.

Y para resolver eso, también puedes contratarme.

Si solo tratas de encontrar el botón de «Off» de tu perro, entonces mejor no, que no podré ayudarte. 

Aunque si lo que te cuento no te termina de encajar porque no te digo claramente cómo hacer que tu perro deje de tirar de la correa, pelearse con otros perros, destrozar todo lo que toca y perseguir bicicletas, lo mismo es mejor que busques a otra persona, claro.

En esta vida hay que elegir constantemente, y tienes muchas opciones ahí fuera.

O puede que en realidad aun no estés lista.

Lo que digo te convence, pero no del todo.

Pero no sabes porqué.

Bien.

Eso es bueno.

No es cosa de fiarse del primero que te dice lo que quieres oir y dejarse llevar al huerto nada más conocernos.

Nada en contra de los que quieren intimar nada más conocerse, claro.

Pero debe ser algo consentido por ambas partes, no con engaños  ni regalándole el oído a nadie para liarle.

Así que podemos conocernos mejor.

Te puedo contar alguna anécdota cada día que tenga algo que ver con perros.

Que te permita recapacitar, saber más de mí y comprender mejor a tu perro.

Eso lo hago con mis suscriptores.

Además, a veces también les hago reír.

Y eso en sí  mismo ya quita mucho estrés.

Así que igual te merece la pena.

Suscribirte, digo.

Te mando un correo al día, me conoces mejor, y decides si te vienes al huerto conmigo o no, pero sin engaños.

Vale, nada de huertos.

Pero sí puedes saber más cosas de mí  y valorar si soy lo que estás buscando.

Suscribirse es gratuito.

Y además dejar de estar suscrito también es gratuito, y muy sencillo.

Nada que perder, no?

Es en el botón de abajo.

 

Pin It on Pinterest

Share This