TU MANUAL POR 3,95 €

La conocida como ansiedad por separación (APS) es un problema de conducta caracterizado por manifestaciones viscerales y de comportamiento que aparecen cuando el perro se queda solo en un sitio (generalmente en el hogar) o en ocasiones, cuando una persona concreta se aleja del perro (pero otras personas permanecen con él en el sitio).
  • Si vocaliza:
  • Si deambula:
  • Si hay micción o defecación:
  • Si causa destrozos de objetos o mobiliario:
  • Genética
  • Primeras semanas de vida
  • Separación temprana de la madre
  • Historial de abandono
  • Socialización escasa o inexistente
  • Falta de “educación para estar solo”
  • Manejo sobreprotector por parte del dueño
  • Exigencias y presiones excesivas del ambiente y de las personas que manejan al perro
  • Bloqueo de iniciativas e inhibición de conductas
  • Baja autoestima
  • Falta de rutinas
  • Salud
  • Dejar de hacer y deja hacer
  • Ofrece alternativas
  • Piensa en opciones
  • El paseo es importante
  • Facilitar actividad en otro cuarto
  • Desplazarse a otras habitaciones
  • Eliminar las señales de salida
  • Introducción de salidas falsas
  • Reducir contrastes “acompañado/solo”
  • Collar Adaptil
  • Zylkene
  • Triptófano
  • Masajes
¿Y si introduzco un segundo perro?
Esta es una pregunta frecuente de muchos dueños. Es una idea a estudiar, indica iniciativa por parte del propietario y deseo de ayudar a su perro.
Pero antes de lanzarse a añadir otro miembro a la familia sin valorar los pros y los contras, hay que examinar la situación lo más objetivamente posible.
Si tu perro tiene miedo a estar solo, dejarle con otro perro debería ser una ayuda.
Sin embargo no siempre ocurre así. Pueden pasar varias cosas.