Close

Un truco sencillo para que tu perro sea más tranquilo

¿Qué puedo hacer para que mi perro sea más tranquilo?

Cuando tienes un problema con tu perro, normalmente buscas una solución rápida y sencilla, un “consejo” que te ayude a solucionar ese problema concreto que te preocupa.

Aceptar y hacerle frente al hecho de que a menudo eso que te interesa solucionar es la punta de un iceberg de problemas, o que puede no estar relacionado con el contexto en que se produce (y por lo tanto no sirve de nada “atacarlo” de modo directo), o que es un indicador, un síntoma de que la relación con tu perro no va nada bien es duro. Y lógicamente mucha gente se resiste.

Y por eso lo habitual es buscar el toque mágico, esa acción sencilla, rápida (y a ser posible gratuita) que permita resolverlo todo. Esforzarse no está de moda y la sociedad actual requiere inmediatez en todo.

Un gran truco para calmar a tu perro

Tras escuchar con mucha frecuencia esta petición (“¿podrías darme algún consejo para mi perro cuando ladra/muerde/salta/destroza/desobecede/se pelea……?“), solo puedo dar, con total seguridad de que será de ayuda y sobre todo no empeorará vuestra relación, este sencillo consejo:

Aplica los juegos de nariz en el día a día de tu perro.

No lo hagas cuatro días y luego te olvides. No lo uses como distracción “para cuando se porta mal”. Simplemente ponte unos horarios y unos momentos (en casa y en la calle) para que tu perro pueda hacer esto varios minutos al día.

Y probablemente en una semana, con mínimo esfuerzo, escaso gasto y poco tiempo, verás mejoría en su estado de ánimo general: estará más tranquilo. Tal vez siga ladrando, gruñendo, mordiendo, destrozando o saltando. Pero menos y con menos intensidad. Lo cual es un gran éxito con muy poco esfuerzo.

Así que ya estás tardando en empezar: ponlo sencillo al principio (trozos de comida juntos, suelo despejado), para luego complicarlo un poco (separa los trozos en más superficie), y luego lo complicas  aun más (cambia la superficie por una que no permita ver nada, como hierba, grava o una alfombra. O en casa, puedes apagar la luz y bajar las persianas).

Déjale jugar a él

Finalmente, un último detalle: no ayudes a tu perro indicándole dónde están las golosinas. No le metas prisa. No le señales nada. No te enfades si tarda, le cuesta o se distrae. No le incites con tu voz. Tu trabajo es acompañarle (en silencio) y disfrutar de sus habilidades sin interferir en el juego.

¡Que lo disfrutéis!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It en Pinterest

Compartir esto