Ésta es mi propuesta:

Te ayudo a hacer las paces con tu perro.

Aunque si lo que esperas que te envíe trucos sencillos para conseguir que tu peludo se parezca a Lassie, igual mejor mira en otro sitio.

Soy Irene Pérez y te puedo enseñar cómo mejorar la convivencia con tu mejor amigo.

Sin regañar,  sin castigar, sin sobornar con salchichas ni adiestrar a diario hasta que tu perro parezca un robot.

Si esto te parece interesante, perfecto.

Y si no, pues no pasa nada.

Puedes suscribirte aquí (y llevarte un regalo):

¿Y qué es lo que está haciendo la mayoría por ahí fuera para conseguir lo que propongo?

 

# Ver programas “educativos” en la tele.

# Ver vídeos y más vídeos en Internet del tipo “Cómo educar a tu cachorro” (en 15 minutos) o “Cómo lograr que tu perro no tire de la correa nunca más” (en cinco minutos).

# Preguntar todo lo que les inquieta en grupos de FB o en Forocoches.

# Estudiar una y otra vez artículos del tipo “cómo saber si tu perro es dominante y qué hacer para resolverlo”. Curiosamente las conductas que indican que tu perro es dominante son prácticamente todas las que hace. Así que te ahorro tiempo: según esos artículos, TODOS los perros son dominantes. De nada.

Así que mucha gente está horas y horas perdiendo el tiempo en estos sitios, y cuando terminan están igual que cuando empezaron.

A veces peor.

Lo mismo es justo tu caso.

Si tu intención era pasar el rato, entonces nada que objetar, claro.

Pero si lo haces para intentar resolver problemas con tu perro, lo mismo por ahí  no vas bien.

 

¿Y entonces qué hacer?

Si lo piensas un poco, la mayoría de nuestras acciones vienen determinadas por nuestras emociones.

Si estás de buen humor tiendes a comportarte de un modo.

Si estás enfadado, de otro diferente.

Si estás acojonado, pues eso, tus conductas están condicionadas por ese estado de ánimo.

Los perros hacen lo mismo.

Según su estado emocional, así se comportarán la mayor parte del tiempo.

¿Y qué sabes sobre las emociones de tu perro?

¿Y sobre el modo en que las expresa?

¿Y sobre cómo cambiar esas emociones?

Pues ahí está la CLAVE de todo.

De ahí algo que igual has leído en alguna parte: ser un referente emocional para tu perro.

Eso es una ayuda, sí.

Pero a duras penas puedes controlar tus emociones, así que como referente ahora mismo no te ves.

¿Verdad?

Pues eso va a ser otra CLAVE importante.

Y esa es la razón por la que los trucos, los consejos simplistas o las teorías lineales del tipo “te quiere dominar, domínale tú y todo resuelto” no funcionen.

 

Porque en realidad todo esto va de convivencia, de comunicación y de emociones.

 

Va de la relación que tenéis tu perro y tú.

Que no se arregla viendo programas de la tele.

En ellos si tu perro ladra y se lanza hacia otros perros, te quedarías con la idea de:

“Cuando pasee debe llevar un cordel alrededor del cuello. Y en cuanto empiece a ladrar, tirón seco y lo llevas hacia el otro perro. Hasta que se calle la bocaza”.

Pero si nos enfocamos en emociones y comunicación, la idea quedaría así:

Averiguamos el porqué tu perro hace eso. En este supuesto, es miedo. Trabajamos el miedo en otros contextos más tranquilos donde tu perro no pierda los papeles y pueda pensar en lugar de dejarse dominar por el miedo. En los momentos puntuales en los que se cruce con otro perro, da rodeos para conseguir espacio entre tu perro y el otro, que es lo que está pidiendo cuando se comporta así”.

Suena más complicado.

Más largo de ejecutar.

Necesita más intervención por tu parte.

También te va a generar unas cuantas preguntas que a su vez puede que den pie a más dudas.

Lo primero parece más atractivo.

Y por eso mucha gente lo elije.

Brilla más.

Está mejor decorado.

No hace falta pensar.

Ni hacerse preguntas.

Solo dar un tirón seco y rienda suelta a tu frustración y enfado.

A tus emociones.

Para que tu perro no pueda dar rienda suelta a las suyas.

En fin.

Si te suscribes al blog, recibirás un correo diario.

Sí, uno al día, a las 16:00.

Cuento pequeñas historias cotidianas.

Y las relaciono con la conducta de los perros.

Y de paso te incito a que me contrates.

Porque resulta que me gano la vida con esta actividad.

Y para eso tengo que decirle a la gente a la que le interesa mi modo de trabajar que me gano la vida con esta actividad.

También me gustan el bricolaje y la lectura, pero esas actividades me dan para disfrutar del tiempo libre y para hacerle el mantenimiento a mi casa.

Que está muy bien.

Pero no me permiten dar de comer a mis perros, que no veas cómo tragan.

Así que si crees que puede interesarte, aquí está el botón de apuntarse a la fiesta.

Te lo conté arriba, pero no te di muchos detalles. 

En realidad no te di ninguno.

Aquí tienes detalles:

Le regalo un libro digital a todos los que se suscriben.

Y solo a los que se suscriben, no lo doy de ningún otro modo.

Va de perros.

Y de emociones.

Y no sé lo que te llevará leerlo, pero estoy segura de que aplicando las indicaciones que hay en él conseguirás más mejorías en la conducta de tu perro que viendo ocho canales temáticos en Youtube de adiestradores espídicos contándote cómo conseguir que tu perro te traiga el pan a diario o te cuelgue la ropa en el tendedero.

En serio.

En ese libro no digo “si tu perro hace esto tú haz aquello para corregirlo” ni “cuando tu perro no haga lo de más allá, tú tienes que hacer lo de más acá y así conseguirás salirte con la tuya”.

No.

Hablo de vuestra relación.

Y de cómo mejorarla.

Lo mismo te interesa.

Aquí:

 

error: Este contenido está protegido