Territorialidad

En el vídeo anterior se ve a un perro de gran tamaño “defendiendo la casa” o su territorio. O al menos es lo que cualquiera pensaría al verlo.

Pero si nos fijamos en su comunicación corporal, lo que en realidad está manifestando es miedo, y mucho. Las personas desconocidas, el que le “apunten” con un teléfono o que le estén mirando fijamente (o todo a la vez) le hace sentirse seriamente amenazado, y ha optado por una defensa activa, es decir, ladrar y lanzarse contra la valla.

Pero esos avances que se convierten en retrocesos cuando la persona se acerca, esa mirada huidiza, ese peso cargado en las patas traseras….. sugieren que no está defendiendo la casa de intrusos, sino que trata de defenderse a sí mismo de algo que cree es una severa amenaza, y lo intenta tratando de ampliar su espacio vital (pide al otro -la persona- que se aleje). Y no tiene mucho éxito, la verdad.

Y por eso cuando la persona, en lugar de alejarse, se aproxima más, le “obliga” a ceder espacio e incluso a “desinflarse” en su feroz defensa. Porque en realidad lo que tiene es mucho miedo.

Prueba a fijarte a partir de ahora en todos esos “fantásticos” perros guardianes, que tal vez no lo sean tanto. A menudo son perros que se sienten francamente asustados ante la invasión de un extraño (puede ser frente a otros perros también) en la que debería ser su zona segura.

Perro peonza

En este nuevo vídeo puedes ver un perro que algunos calificarían de gracioso: gira y gira sin parar en su jaula.

Pero en realidad no tiene nada de gracioso, ¿por qué crees que hace eso?, ¿has visto algún perro hacer lo mismo alguna vez?

Share This