Close

¿Qué quiere decir mi perro? (3)

Territorialidad

En el vídeo anterior se ve a un perro de gran tamaño “defendiendo la casa” o su territorio. O al menos es lo que cualquiera pensaría al verlo.

Pero si nos fijamos en su comunicación corporal, lo que en realidad está manifestando es miedo, y mucho. Las personas desconocidas, el que le “apunten” con un teléfono o que le estén mirando fijamente (o todo a la vez) le hace sentirse seriamente amenazado, y ha optado por una defensa activa, es decir, ladrar y lanzarse contra la valla.

Pero esos avances que se convierten en retrocesos cuando la persona se acerca, esa mirada huidiza, ese peso cargado en las patas traseras….. sugieren que no está defendiendo la casa de intrusos, sino que trata de defenderse a sí mismo de algo que cree es una severa amenaza, y lo intenta tratando de ampliar su espacio vital (pide al otro -la persona- que se aleje). Y no tiene mucho éxito, la verdad.

Y por eso cuando la persona, en lugar de alejarse, se aproxima más, le “obliga” a ceder espacio e incluso a “desinflarse” en su feroz defensa. Porque en realidad lo que tiene es mucho miedo.

Prueba a fijarte a partir de ahora en todos esos “fantásticos” perros guardianes, que tal vez no lo sean tanto. A menudo son perros que se sienten francamente asustados ante la invasión de un extraño (puede ser frente a otros perros también) en la que debería ser su zona segura.

Perro peonza

En este nuevo vídeo puedes ver un perro que algunos calificarían de gracioso: gira y gira sin parar en su jaula.

Pero en realidad no tiene nada de gracioso, ¿por qué crees que hace eso?, ¿has visto algún perro hacer lo mismo alguna vez?

6 Comments on “¿Qué quiere decir mi perro? (3)

Irene
30 septiembre 2018 at 14:30

Creo que es una estereotipia, está en un ambiente tremendamente estresante y faltó de estimulación, así que empiezan a llevar a cabo acciones repetitivas con el fin de “enriquecer” ese ambiente y entretenerse.

No es para nada gracioso, es síntoma de graves problemas de conducta, lo mismo con los que se muerden la cola, se atacan sus propias patas o los animales de zoológico que andan de un lado para otro haciendo siempre el mismo recorrido.

Responder
Irene
1 octubre 2018 at 11:31

Lo has clavado. Ese es justo el problema. Las estereotipias (hay unas cuantas, pero ésta es muy llamativa) son una válvula de escape para perros cuyo nivel de estrés y frustración es tan elevado que no encuentran otro modo de enfrentarlos que realizar una conducta repetitiva y sin sentido. Añadiría que no deben interrumpirse, sino tomarlas como lo que son, un indicador, y empezar a modificar el entorno y el manejo para reducir la presión sobre el perro, usando la estereotipia como marca de que el proceso va bien encaminado. ¡Muchas gracias por tu aporte! 🙂

Responder
Lidia
3 octubre 2018 at 12:47

Hola Irene… Sólo hablo por intuición… ¿puede ser ansiedad?…

Responder
Irene
3 octubre 2018 at 18:24

En casos de conductas tan “extremas”, más que ansiedad es estrés crónico elevado y fatal gestionado. Existe además una predisposición genética a manifestar “salidas de escape” (que es como se conoce a las estereotipias), así que según la raza, ante un gran estrés sostenido en el tiempo es más fácil que lo expresen de una manera u otra. Por ejemplo, los pastores tipo alemán, giran en círculos. Los bull terrier se persiguen (y atacan) la cola. El dobermman se lame insistentemente los costados. El border collie puede dedicarse a cazar moscas imaginarias, :-).

Responder
Ana Angeles Martínez Sánchez
11 diciembre 2018 at 12:22

La verdad que me da mucha tristeza ver este video…supongo que es una conducta causada por el entorno que le ha tocado vivir al perro,por el cuál esta falto de estímulos que le ayuden a gestionar su conducta..

Responder
Irene
11 diciembre 2018 at 18:05

Hola, Ana: gracias por comentar. Efectivamente, es triste ver perros así, y suele ser una conducta para liberar fuertes tensiones, habitualmente causadas por el entorno (aunque situaciones de malestar físico también pueden derivar en conductas de este tipo). En este caso posiblemente haya una sobreestimulación seguida de tiempos de ausencia total de estímulos, teniendo en cuenta el contexto en que grabé este vídeo. Estas conductas son un indicador de pésima adaptación al entorno, así que lo recomendado, frente a detener la conducta como suelen hacer muchos dueños (e incluso penalizarla o disminuir el espacio para que no pueda llevarla a cabo, con una jaula aun más pequeña), lo indicado es cambiar el entorno y el manejo para reducir el estrés, y usar la conducta como indicador de que vamos bien (disminuye por sí sola hasta desaparecer si los cambios son correctos).

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It en Pinterest

Compartir esto