«Mi perro no me obedece».

» No me hace ni caso».

«¿Qué hago para que me preste atención? «

«¿Qué tengo que hacer para que me obedezca?»

¿Te has planteado alguna vez esta situación?

¿Sientes que tu perro te ignora y que hace caso a cualquiera menos a ti?

Es una duda muy habitual, y le pasa a mucha gente.

Resulta muy frustrante ver cómo tu mejor amigo, que en casa apenas se despega de tu lado, se comporta como si fueras invisible en cuanto vais a la calle.

Y por eso, como deseas lograr que tu perro te atienda, le preguntas a todo el mundo qué puedes hacer para conseguirlo.

O lees y lees en foros (incluso dejas tu pregunta en algunos) para tratar de entender qué hacen otros para conseguir la atención de su perro.

Y haces y haces cosas, sigues todos los consejos,  pero generalmente el resultado no es muy bueno.

Con suerte, si le das premios cuando presta atención, logras que te haga caso, «pero solo si ve le premio«.

Luego en realidad no te hace caso a ti, le hace caso a la comida.

No es eso lo que buscas.

Sin embargo, seguro que no te has planteado la opción contraria.

Haces y haces de todo, y la atención de tu perro no mejora.

¿Y si dejaras de hacer tantas cosas?.

¿Y si pensaras en todo aquello que puedes dejar de hacer porque posiblemente es lo mucho que haces lo que aleja a tu perro de ti?

Partiendo de esa premisa, te cuento qué cosas deberías dejar de hacer para conseguir que tu perro te preste más atención.

En casa

Deja de molestarle mientras duerme.

Déjale descansar.

Los perros duermen mucho. Pero mucho.

Y un descanso interrumpido resulta en un animal nervioso que estará deseando darle salida a todo ese nerviosismo.

Es difícil hacerte caso si siente que debe correr y moverse constantemente porque no ha descansado bien.

No le invadas el espacio mientras duerme para rascarle la barriga.

No permitas que otros, especialmente niños, se acerquen a él mientras duerme.

No le despiertes para hacerle cambiar de sitio y procura dejar para otro rato actividades molestas que puedan despertarle, como pasar la aspiradora.

Deja de excitarle y animarle antes de salir de paseo.

Si «calientas motores» cinco minutos antes de ir a la calle, tu perro ya sale cargado y deseando hacer el ganso nada más pisar la acera.

Elimina las frases con «voz para bebé» y los aspavientos, y simplemente ponle su material de paseo y a pasear.

Deja de gritar

No me refiero a gritarle a tu perro (algo que por descontado deberías dejar de hacer ya mismo si se da el caso), sino a gritar, discutir, pelear….. con el resto de la familia.

Si vives sola, obviamente es poco probable que esto ocurra, salvo quizá alguna vez por teléfono.

Pero en hogares con varias personas, es habitual que haya peleas y discusiones entre los distintos integrantes de la familia.

Y eso afecta a tu perro. Aunque la «fiesta» no vaya con él, los gritos, aspavientos, reproches y movimientos bruscos le intimidan y le resultan amenazadores.

Pensemos en esa imagen del niño pequeño escondido dentro de un armario o bajo la cama para intentar no escuchar a sus padres gritándose mutuamente. No le regañan a él, pero que aquellos a los que ama discutan y se muestren tan tensos le hace sentirse mal.

Y si tu perro se siente mal, alejarse de ti en la calle le supondrá un respiro.

Si no resulta posible mejorar las relaciones entre los humanos de la casa, al menos piensa en tu perro, y facilítale un entorno aislado donde perciba una mínima intensidad de estas situaciones: una habitación lo más alejada posible de la estancia donde se discuta, con un buen mordedor para que esté ocupado y se relaje mordisqueando.

Y unas cuantas puertas cerradas de por medio.

Será una ayuda bien recibida.

Deja de moverte tan deprisa

El modo en que nos movemos habitualmente refleja cómo nos sentimos. No se camina igual cuando vas a trabajar que cuando das un paseo con unos amigos o vas al cine (y no llegas tarde).

Y el modo en que nos movemos para realizar cada pequeña tarea cotidiana también es un reflejo de nuestro estado de ánimo.

Moverse rápidamente y como con sensación de urgencia para cada acción diaria le da al perro una impresión de nerviosismo, de que algo va mal, de que es necesario estar siempre alerta porque pasa algo.

Piensa en las gacelas, cuando una corre las demás no se paran a preguntar porqué corre, simplemente corren todas. Se supone que hay un león cerca.

Si te mueves rápidamente para todo, tu perro llegará a convencerse de que hay una amenaza cerca. Y eso le estresa y preocupa.

Levantarse como si el sofá quemara cuando suena el timbre, abalanzarse sobre el teléfono cuando suena o entra un mensaje, barrer moviendo la escoba como si estuvieses peleando con alguien, fregar platos organizando un escándalo digno de un bombardeo, caminar de una estancia a otra de la casa intentando batir un récord de velocidad….. tu perro se fija en todo esto y cree que es importante.

Y no lo es.

Tampoco se trata de comportarte como si estuvieses dormida, pero seguro que es posible tomarse unos segundos en iniciar cada movimiento, y tardar un par de minutos más en realizar cada actividad, por ejemplo concentrándote en cada paso y cada movimiento en lugar de centrarse en terminar lo antes posible con la acción.

Eso le manda a tu perro un mensaje de calma, de seguridad a tu lado y en casa, y le permite descansar mientras tú realizas tareas o simplemente descansas con él.

Y le hace sentirse más cómodo a tu lado. Justo lo que necesitas para que te preste atención.

 Deja de confiar en que juegue solo.

No le permitas aburrirse.

Además de dormir, hará algunas cosas más, sobre todo si es joven.

Si se aburre, tratará de organizar actividades por su cuenta.

Por un lado, eso suele significar destruir objetos o meterse en líos.

Por otro, eso te deja a ti fuera de la ecuación.

Si eres aburrida en casa, imagina el caso que te hará cuando el resto del universo le atraiga con sus encantos (y por lo tanto, le aleje de ti).

Haz juegos y participa (aunque sea observando), proponle retos, enséñale trucos sencillos para divertiros juntos, motívale a hacer cosas juntos.

Si no logras su interés en casa, difícilmente te prestará atención cuando haya algo más interesante que tú en la calle (que será todo).

Deja de regañar, castigar, corregir o inhibir conductas que te molestan.

Esto genera muchos problemas, es el modo común de educar a los perros, y lo que realmente le enseña es a alejarle de ti.

Hay otro modo de hacer las cosas que impide que quedes como la mala de la película. Y que acerca a tu perro a ti, en casa y en la calle.

En la calle

Deja de recoger la correa.

Es importante usar una correa larga en los paseos, ya que la correa restringe los movimientos naturales de tu perro.

Cuanto mejor pueda moverse aun estando atado, más disfrutará de los paseos y más relajado estará.

Pero atención, la correa larga es para usarla. Enrollarla en una muñeca(o alrededor del cuerpo) y dejarla reducida a medio metro termina actuando en tu contra.

No lleves la correa corta. Dale espacio a tu perro.

Deja de usar ciertas herramientas.

Las herramientas de paseo/control que produzcan miedo o dolor, como estranguladores (incluido el Martingale), collares de pinchos, eléctricos, correderos, cabezadas Halti y cualquier sistema de sujeción con partes móviles solo sirven para que tu perro quiera alejarse de ti.

Y eso no ayuda a la hora de conseguir su atención. Si tu perro tira mucho, es un problema que debe abordarse de otro modo.

Deja de hablarle a todas horas y para todo.

El silencio es un gran aliado para lograr la atención de tu perro.

Cuanto menos hables, más te escuchará.

Y cuanto menos abras la boca, más atención prestará a tu comunicación corporal, que es la que realmente entiende y le dice algo.

Además te servirá para ser consciente de esa comunicación corporal a la que no has prestado atención hasta ahora, 🙂

Prueba a hacer menos «ruido de fondo» y verás como se fija más en ti.

Deja de bloquear todas sus conductas.

Es un acto casi reflejo.

En cuanto tu perro parece que intenta tener una iniciativa, le cortas o interrumpes «por si acaso». Porque le conoces y estás convencida de que la va a liar.

Empieza a confiar un poco en él, y dale margen para tener iniciativas.

Deja que se equivoque y aprenda de sus errores.

Y de paso, empieza a plantearte el ceder en ciertos contextos, ya que a menudo bloqueas conductas naturales que tu perro necesita llevar a cabo.

Y cuando haces eso, solo consigues que se aleje de ti (para poder hacer esas conductas sin interferencias).

Deja de impedir que suelte algún ladrido o gruñido.

Necesita expresar cómo se siente, y a  veces vocalizará para hacerlo.

Si son ladridos ocasionales, simplemente deja que ladre. Es un perro y eso es lo que hacen los perros.

Si está gruñendo, se siente francamente incómodo, déjale hacer si crees que puede gestionarlo sin llegar a más (morder), o sácale amablemente de la situación si piensas que no podrá manejarlo y el gruñido podría ir a más.

Si ladra de modo muy insistente y con frecuencia, entonces hay un problema.

Pero no lo resolverás acallando los ladridos, sino indagando sobre las razones que le llevan a ladrar y trabajando esas razones.

Por lo tanto, deja de intentar que esté siempre en silencio.

Deja de seleccionar a sus amigos.

Eligiendo con quién puede relacionarse y con quién no (a menudo debido a tus miedos e inseguridades personales evitarás cierto tipo de perros) no le permites socializar correctamente y le transmites tus propios miedos.

Puede que a veces se equivoque y se acerque a un perro poco o nada amistoso. No pasa nada, aprenderá de ese encuentro.

O puede que sea él quien lo no hace muy bien, pero no mejorará la gestión de sus relaciones si le impides tenerlas.

A menos que existan antecedentes de agresiones hacia otros perros, deja que se relacione con quien desee (partiendo de la base de que el otro perro también desea relacionarse).

Que no siempre se digan cosas bonitas forma parte de las relaciones cotidianas, no es el fin del mundo.

Deja de plantearle juegos altamente adictivos y excitatorios.

O dicho de otro modo, olvida el juego de «recoge esta pelota lanzada a 150 metros 89 veces seguidas».

Este tipo de actividad solo contribuye a entorpecer su relación con el entorno (al crear una obsesión) y le estresa tanto que luego, lejos de estar cansado, como crees que debería estar, se altera tanto que termina teniendo problemas de hiperactividad, destructividad, reactividad…..

Y se dedicará a ir por la calle haciendo el loco y pasando de ti (a menos que le ofrezcas su «droga» favorita) para poder darle salida a toda esa excitación que tú misma has provocado sin darte cuenta.

Deja de dar tirones de la correa.

Para corregir algo o de modo involuntario (porque caminas sin parar y no te das cuenta de que se ha detenido).

Esto es más fácil lograrlo si la correa es larga (cuando es corta, prácticamente siempre estará tensa).

Y si estás pendiente de tu perro cuando paseas.

Como sistema de corrección, aparte de poco eficaz (seguirá repitiendo las conductas que quieres evitar) genera incomodidad e incluso miedo por tu proximidad.

Una buena excusa para alejarse de ti en cuanto pueda hacerlo.

Deja de pasear como si tuvieras prisa.

Uno de los males de nuestro siglo.

Tenemos siempre prisa. Incluso cuando paseas con tu perro, tienes que ir de A a B en 40 minutos, porque es el tiempo de que dispones.

Y si se para, se distrae o simplemente camina más lento, le contagias tus prisas.

Eso es desagradable y genera mucho estrés en los perros.

Los perros disfrutan el momento. Y el momento es ahora.

Caminan al trote, y algo les llama la atención, pues se paran a mirarlo. Y pueden tomarse dos minutos para observar. Dale esos dos minutos.

Si se detienen a olfatear, a veces tardan un rato. Dale ese rato.

Y lo más importante. El ritual de saludo canino requiere de tiempo y movimientos lentos.

Cada perro del paseo es un potencial amigo y una potencial amenaza. Y para que sea lo primero, hay que ser educados y correctos en las aproximaciones.

Y eso requiere tiempo.

Y movimientos lentos y con cierta amplitud.

Muchos problemas entre perros se resolverían si en lugar de aproximarlos unos a otros de frente y a paso ligero, respetáramos esos tiempos.

El próximo encuentro que tu perro tenga con otro, detén tu particular carrera y observa. Espera a que él avance y decida hacia donde avanzar. Verás qué interesante (aunque solo funciona al 100% si el otro perro tiene libertad de tiempo y movimiento, claro).

No seas tú la que decida cuánto tiempo puede dedicar a cada instante del paseo. No le contagies tu propio estrés.

Y déjate llevar por ese «tempo» relajado

Deja de impedir que huela todo

Los perros son animales muy olfativos. Tienen una gran nariz, y les gusta usarla.

Reconocen el mundo a través de su nariz. Y para eso tienen que poder olerlo todo a su gusto.

Si eres de las que apenas le deja oler nada por prisas, deja de correr.

Y si se lo impides por miedo «a que se coma algo que le siente mal», trata de establecer un equilibrio entre el cuidado y la sobreprotección.

Porque es posible que algo le siente mal. Pero es prácticamente seguro que un perro sobreprotegido tendrá problemas serios de comportamiento.

Deja de decir su nombre a todas horas

Cuando dices su nombre para llamarle, o para echarle la bronca, o para contarle cuánto le quieres, lo «gastas».

Nadie presta atención a una persona que dice tu nombre constantemente para todo. Simplemente se convierte en un ruido de fondo.

Y tú no quieres ser un ruido de fondo, verdad?

Usa su nombre solo para conseguir su atención. Y solo si después va a pasar algo bueno.

O conseguirás que su nombre pase a significar «corre a todo lo que den tus patas lejos de mí».

Deja de usar la «correa invisible»

O de intentarlo.

Muchas personas sueltan a su perro y luego tratan de mantenerlo a su lado a base de llamarlo una y otra vez en cuanto se aleja más de 4 metros.

Porque te preocupa que le pase algo.

Por si come algo que no debe.

Por si cruza la carretera.

Por si molesta.

Porque te pones nerviosa si tu perro tiene alguna iniciativa.

Porque no te fías de él.

Pues es el camino más rápido para lograr justo lo contrario, que se aleje cada vez más.

Aquí no hay medias tintas. Suelta a tu perro en lugares seguros, en sitios donde si no te hace caso no ponga en peligro su vida o la de otros.

Y una vez suelto, a salvo, se supone, de la posibilidad de sufrir graves daños, dale espacio y margen de actuación.

Que pueda ser perro y moverse con cierta libertad.

De hecho, para eso se le suelta. Si necesitas que sea tu sombra, debes trabajar tu dependencia.

 

Y sí, también en la calle, deja de regañar, corregir, bloquear e inhibir conductas.

¿Te gustaría contarme qué te preocupa en el día a día con tu perro y que te oriente sobre qué puedes mejorar?

Pide cita para una vídeo-sesión estratégica gratuita conmigo y sabrás cómo te puedo ayudar a mejorar la relación con tu perro.

Estoy en:

Irene

¡Hola!, me presento, soy la fundadora de Comunicación y Respeto, sitio donde comparto contigo estrategias, ideas, ayudas y herramientas que funcionan para que puedas conseguir un vínculo especial con tu perro y disfrutar al 100% de su compañía. Si hay comportamientos de tu perro que no entiendes o situaciones que te preocupan, apúntate al blog y recibe gratuitamente tu guía "Cómo mejorar la convivencia con tu perro en diez sencillos pasos".
Irene
Estoy en:

Latest posts by Irene (see all)

Pin It on Pinterest

Share This