Si no consigues nada igual te falta información

 

A veces la vida te pone pequeñas zancadillas, así, como para reírse de ti.

Hoy mismo.

Tras el paseo con una amiga, hemos montado una pista de mantrailing para mi galga Brianna.

Eso de esconderse y que el perro te busque.

Bien.

Mi amiga ha salido por el camino, mientras yo miraba correos en el móvil para no fijarme en por dónde se metía.

Si el que va con el perro sabe dónde está la persona, al final sin querer haces trampas.

Y entonces el perro no está resolviendo el problema, lo estás resolviendo tú.

La actividad pierde entonces todo su sentido y toda su esencia.

No hay nada como ver al perro volverse a buscar tu ayuda porque está algo despistado, y que lea en tu cara que tú estás totalmente perdida y no sabes ni lo que hay que hacer.

Jajajajaja.

Eso les da subidón.

Todo correcto entonces.

Pues mi amiga me llama al rato por el walkie talkie

Oye, que el pincher que nos hemos cruzado antes ha dado la vuelta ya, y se ha comido todas las salchichas de la pista”.

 
 
Pues vale.

Ahora me imagino cómo iban Hansel y Gretel cuando los bichejos del bosque les robaban las migas de pan.

Pero como Brianna tiene ya tablas, le digo a mi amiga que no importa, que probemos igual.

Lo peor que puede pasar es que no te encontremos nunca, jajajajaja”

El caso es que mi galguita ha puesto cara un poco rara y se ha despistado un poco en algún punto.

(Pero por otros factores, no por la ausencia de salchichas)

Aun así ha encontrado bien el rastro y a “rescatado“ a mi amiga perdida en el bosque.

Bien por ella.

Aunque igual a ti te resulta más complicado trabajar con tu perro cuando te han “secuestrado” parte de las instrucciones.

Cuando sigues un esquema paso por paso, y resulta que le faltan unos cuantos pasos.

O te dicen “haz esto cuando tu perro haga aquello y conseguirás lo de más allá”, y no te funciona, y no entiendes el porqué.

Claro que tampoco entiendes porqué tendría que funcionar.

La respuesta habitual cuando preguntas porqué a ti no te funciona suele ser que eres blanda.

Que te falta carácter.

Y por eso no te sale.

En realidad lo que ocurre es que te faltan pasos.

O simplemente que el método (la pista) que te han puesto delante solo lleva a un callejón sin salida.

Vamos, que no sirve para nada.

Ni tu perro ni tú estáis defectuosos, no os pasa nada raro, no sois “anormales” ni “especiales”.

Es que alguien os está poniendo zancadillas imperceptibles, como el pincher a mi galga.

La experiencia y el conocimiento te permiten solventar estas zancadillas.

Puedo ayudarte con lo segundo para que puedas acumular lo primero.

Irene
Estoy en:
Últimas entradas de Irene (ver todo)