¿Qué hace tu perro cuando se queda solo?

 

Es curioso como cada perro enfrenta la misma situación de manera diferente.

Es ahí donde se nota la influencia de la raza, la genética individual, lo que le pasó los primeros meses de vida, y otros tantos factores que ni siquiera contemplamos cuando nuestro perro hace esto o aquello.

Te pongo un ejemplo.

Yo hago muchas actividades, pero siempre pensando en que mis perros puedan participar.

Llevo así más de 25 años.

Que eso no quita que de cuando en vez me vaya al cine o algo así.

Pero rara vez lo hago.

El caso es que tenía muchas ganas de hacer una vía ferrata con unos amigos.

Y en eso un perro no puede participar de ninguna manera.

No sé si sabes lo que es: alguien busca una pared vertical, la llena de agarraderos de metal a modo de escalera, y los demás vamos con un arnés y unas cuerdas que nos sujeten a trepar por la pared vertical.

A menos que tengas un perro con alas, no parece un buen sitio para llevarlo, no.

Así que un día le dije a mis amigos que venga, que me organizaba los horarios para ir a la vía ferrata.

La pega no es que no puedan ir.

La pega es que entre que llegas a la pared vertical (ponle hora y media de coche para ir, y otro tanto para volver) y haces la ascensión y el descenso, echas el día.

Vamos que son muchas horas de dejarlos solos.

Y no me hacía mucha ilusión.

El caso es que un día me fui a ello.

La verdad es que me lo pasé en grande.

También les eché de menos, es cierto.

Pero mientras trepaba, pensaba para mí “sí que es verdad que un perro por aquí no pinta nada”.

Al volver, mi vecina me cantó el informe sobre lo que habían hecho los perros en mi ausencia.

Willow ha salido a la portilla, ha aullado un poquito, y luego se ha vuelto a casa y se ha pasado el día roncando”.

“Bien”

“Jimena ha salido con él a la portilla, ha ladrado unas cuantas veces medio mosqueada, y luego se ha metido en mi casa, se ha acoplado al sofá, y lleva todo el día pidiendo mimos”.

“Bueno, si no te ha molestado”

“No, para nada, es muy cariñosa

Ya.

Demasiado, igual.

Y Menta. Bueno, eso ha sido diferente”.

Menta era un galgo que me enviaron desde Sevilla, con una hernia de disco severa y leismaniosis activa.

Estaba hecha un asco.

Y al parece llevaba un par de años vagabundeando por la calle buscándose la vida, aunque teniendo en cuenta su estado físico, no sé cómo lo hacía.

Se supone que era una acogida temporal, pero llego con 8 años a mi casa, y ya no salió de allí.

Menta se fue a la portilla con los demás, y se quedó mirando al exterior en silencio. Los demás se fueron,  y ella siguió mirando por donde te habías ido. Y al cabo de un buen rato, se hizo una rosca en el suelo de grava y ahí se ha tirado todo el día sin moverse, ni comer ha querido”.

Genial, muchas gracias.

Ahora me siento fatal.

La perra con una hernia de disco durmiendo sobre un suelo de grava y además bajo la lluvia (estuvo lloviendo toda la tarde en mi zona).

Si eso no es chantaje emocional, no sé cómo llamarlo.

Bueno.

Misma situación, tres respuestas diferentes.

Quizá tu perro haga algo de esto cuando le dejas solo.

Pero posiblemente solo te des cuenta de que algo va mal si lo que hace es muy llamativo.

Porque es ruidoso.

O porque rompe objetos.

O porque ensucia en casa.

Es normal que un perro nos eche de menos cuando no estamos.

Ya no lo es tanto cuando lo que le pasa es que siente angustia si le dejamos solo.

Tengo un curso que habla justo de eso.

De porqué tu perro lo pasa (tan) mal cuando se queda solo.

Y de qué puedes hacer tú para ayudarle.

Irene
Estoy en:
Últimas entradas de Irene (ver todo)