Lo que no se puede cambiar de tu perro

Menuda pedazo de siesta que me acabo de echar.

La verdad es que no soy de siestas, pero mira, estaba bastante cansada.

¿Y por qué?

Porque llevo unos cuantos días madrugando bastante, y no es lo mío esto de madrugar.

No se me da bien.

Dicen que te acostumbras, pero yo me he tirado 40 años madrugando, y nada, no soy capaz.

A ver, me levanto, claro, y hasta parece que estoy despierta y eso.

Pero cuando llevo unos días, empiezo a notarme de mal humor.

Me duelen unos cuantos músculos así al azar.

Y los reflejos, que para serte sincera tampoco los tengo muy finos, se resienten.

Pues acuéstate más pronto” me sueltan algunos.

Ya.

Lo hago, no te creas.

Pero no funciona.

Porque no es una cuestión de cuántas horas duermo.

Es una cuestión de a qué hora me levanto.

A igual número de horas, me levanto a las 9 y estoy estupenda.

¿Que me levanto a las 6:45?

Duro dos asaltos.

Está en mi naturaleza, es lo que hay.

No se puede cambiar.

Ni educar.

Ni acostumbrar.

Nada.

(Esto ya está todo estudiado y con nombres bonitos y eso, búscalo en Google si te interesa, que tampoco te voy a dar la chapa con el tema).

Con muchos perros ocurre justo lo mismo.

¿Que no les va lo de madrugar?

No.

Que hay ciertas cuestiones que están en su naturaleza.

Son así.

No pueden cambiarse.

Les salen y punto.

Y hay otras muchas que dependen de su entorno.

De qué tal descansan.

De cómo se dirigen a él las personas con las que convive.

De qué es lo que comen.

Esas pueden cambiarse.

Mucho.

Ahí se puede hacer bastante.

Y es por ahí por donde tienes que atacar.

Por lo que está en tu mano cambiar y mejorar.

Lo que a tu perro le viene de serie, mejor lo dejas.

Es más, mejor lo apoyas y lo fomentas.

Yo estoy de muy buen humor cuando no madrugo.

Y eso se nota en mi día a día y en mi comportamiento.

Tu perro también estará de mejor humor si le dejas ser como es.

Y se notará en su comportamiento.

Lo mismo necesitas ayuda para diferenciar qué viene de serie en tu perro y qué puede mejorarse.

Pues tengo un servicio donde hago justo eso.

También te digo qué se puede mejorar  y cómo.

Luego disfrutar de tu perro de buen humor ya es cosa tuya.
 

Es 

Irene
Estoy en:
Últimas entradas de Irene (ver todo)