Se puede conseguir lo mismo de varias maneras

 

Mira.

Hoy te cuento algo que quizá no habías pensado.

Sobre lo que parece que buscamos.

Y sobre lo que realmente buscamos, aunque no nos demos cuenta.

Y es que ayer me crucé con un Lamborghini.

Uno de esos coches casi planos, que levantan un metro del suelo, que rugen mucho en los semáforos, y que suelen ser de colores chillones.

(Este era amarillo limón)

Que igual podría no haberlo visto, porque a mí los coches no me dicen gran cosa.

Pero es que estaba circulando por un pueblo de 500 habitantes.

Es difícil no fijarse.

El caso es que yo veo un coche de esos y al medio minuto se me ha olvidado.

Pero hay mucha gente que babea y delira y casi llora cuando se cruza con uno.

Y su mayor deseo sería tener algo así.

O de otra marca o de otro color chillón, pero así.

Para mí un coche es un chisme con ruedas que sirve para transportar personas, perros (muchos) y trastos, a veces pesados y voluminosos.

Y para eso el mejor coche es una furgoneta.

Grande.

En coches planos de colores chillones a duras penas cabe el que conduce.

Pero qué sabré yo de coches, sí.

Supongo que alguien que sepa me podrá despiezar las bondades de su motor, de su sistema de transmisión o de sus ocho tubos de escape.

Pues bien.

A los que les entusiasma ver un coche de esos.

O tener uno.

O conducir uno.

En realidad, lo de los motores, las transmisiones y los tubos de escape les suele importar más bien poco, aunque digan que sí.

Poco.

Lo que les entusiasma, les hace babear y tener sueños húmedos, es que les miren.

Que les miren mucho.

Y que les admiren, también.

Que les admiren aún más.

Y de paso, que les envidien.

Muchísimo.

Que no tengo nada que objetar, esto es muy humano.

Pues resulta que hay otro modo.

En lugar de tener lujo y clase y presumir de cochazo.

Se puede conseguir eso mismo siendo original.

Original y creativo.

Como los alemanes.

No sé si te has fijado, pero yo sí.

Cada vez que veo un cacharro raro con ruedas, y he visto muchos.

Si miro la matrícula, es alemán.

Ojo, que los he visto en España.

Pero también en Francia, Italia, Grecia, Austria, Polonia, Hungría, Bulgaria…

Con uno me estuve cruzando durante varias semanas en distintas aduanas.

Y sabía que era el mismo coche porque era imposible no mirarlo.

Lo que conduce esta gente se podría llamar “soluciones habitacionales con ruedas”.

Y consiste en conseguir un espacio en forma de caja de cualquier origen.

Y colocarlo sobre un par de ejes con ruedas fijados a una cabina.

Y listos, ya tienes un vehículo que nadie puede dejar de mirar.

Excepto cualquier técnico de ITV, que se echaría a llorar.

Esos cacharros no pasarían una inspección ni vendándole los ojos a todos los empleados del taller.

Podrían comprarse una autocaravana y ya.

Y ser del montón.

O comprarse un Ferrari, y que les miren.

Pero no sería lo mismo.

En resumen.

Puedes conseguir que te miren, te admiren y te envidien paseándote en un coche de lujo.

O puedes lograr lo mismo siendo diferente y creativo.

Cada uno elegirá lo que le haga sentir más cómodo.

El objetivo final será el mismo.

Pero el medio, no.

Con los perros, igual.

Puedes lograr que a tu alrededor te miren, te admiren y te envidien.

Comprando el último y más caro modelo de collar con mando a distancia y muchos botones.

O siendo diferente y creativo, y haciendo las cosas de un modo nada ortodoxo.

El resultado final será el mismo.

Para ti.

El medio, pues no.

Y para tu perro habrá una diferencia abismal entre uno y otro modo.

Así que igual tienes que elegir.

Aquí tienes un asesoramiento personalizado para hacerlo diferente y original.

Para lo de los botones, seguramente en Amazon.

Y si quieres leer más textos como este, apuntate ya.

Casi todo lo que escribo a mis suscriptores no se publica en ningún otro lado, así que hoy te acabas de perder la reflexión del día. Ya estás tardando en leer la de mañana.

PD-  Y en la foto de la cabecera tienes un chisme alemán, por si no consigues imaginarte lo que te cuento. Es un vagón de tren montado en un camión. Eso sí, Mercedes.

PD2- Ojo al parachoques, eso que lleva es una cabeza de cabra. Con cuernos y todo.

PD3- No dejes de mirar en el enlace, si quieres hacer llorar a los Tontos Alfa.

Irene
Estoy en:
error: Este contenido está protegido