Close

Cómo puedo ayudarte

En estas páginas, y a través de mis manuales, te ofrezco un método único y definitivo, totalmente comprobado con cientos de perros, para conseguir fácil y rápidamente lo que quieras de tu propio perro.

Con una eficacia 100 % garantizada, sin esfuerzos, sin necesidad de tener ningún conocimiento sobre la materia, poco a poco aprenderás cómo lograr que tu perro haga todo lo que deseas, y deje de hacer todo aquello que te molesta.

Suena bien, ¿verdad?. Pues no es realista. Estamos hablando de una convivencia que durará años, y además con un ser vivo de otra especie. Es imposible que sea fácil. Es ilusorio pensar que no requerirá esfuerzos o implicación. Es poco acertado creer que no necesitas adquirir ningún conocimiento sobre el tema.

Lógicamente el nivel de implicación y compromiso lo marcas tú, y tú decides también cuánto quieres aprender sobre perros. No es necesario convertirse en una eminencia en la materia para obtener resultados satisfactorios, pero tampoco podemos ignorarlo todo sobre estos animales si pretendemos lograr una buena convivencia con uno de ellos.

En este blog me gustaría mostrarte cómo es la realidad. Facilitarte herramientas, ideas y conocimientos que te ayuden a entender a tu perro y mejorar tu relación con él. Animarte a tener paciencia y a tomártelo todo con sentido del humor.

También trataré de explicar porqué ocurre lo que ocurre con tu perro, y de dar soluciones de dos tipos a cada problema: la sencilla, rápida  y sin esfuerzo, que para muchos casos puede ser suficiente sin ser ideal. Y la complicada, comprometida y elaborada, que a menudo te dará pereza o simplemente dirás que no tienes tiempo para todo eso, pero que suele resolver o mejorar notablemente el problema planteado en lugar de maquillarlo un poco.

La elección es tuya. La finalidad última no es solucionarte la vida. Me gustaría, pero no está en mi mano. Es darte recursos para que puedas trazar tu propio camino junto a tu perro, reforzar el vínculo entre ambos y mejorar la convivencia.

Porque a menudo tenemos que plantearnos si queremos resolver realmente un problema –y estamos dispuestos a pagar el precio que ello supone- o nos conformamos con reducir conflictos en el día a día. Es decir, enfrentar lo que quieres con lo que en realidad necesitas conseguir, ya que no suele ser lo mismo.

Finalmente recordarte que hay muchas cosas en el mundo que no podemos cambiar, y eso incluye ciertos aspectos de tu perro. Pero hay algo que sí podemos cambiar, y es a nosotros mismos y nuestro modo de percibir la realidad. Si cambiamos, a nuestro alrededor todo cambia. Es un buen punto de partida. ¿Estás preparado y dispuesto a cambiar?. Entonces será un placer ser tu guía.

Pin It en Pinterest

Compartir esto