A menudo te encontrarás con que tu perro se altera mucho cuando va a ciertos sitios por la calle, y tira de la correa para llegar antes.

O que se impacienta cuando vais a salir de casa y apenas puedes ponerle el arnés por lo mucho que se mueve.

O incluso si te retrasas en darle algo que espera, te suelta algún pequeño mordisco.

Todas estas situaciones tienen en común un alto grado de excitación y una baja tolerancia a la frustración.

¿Qué es realmente la frustración?

Es el sentimiento de disgusto que tenemos cuando tratamos de conseguir algo que tenemos la expectativa de alcanzar y no lo logramos al momento o fácilmente.

Cuando se tiene una baja tolerancia a la frustración, lo que ocurre es que si no se logra el objetivo deseado en un plazo corto de tiempo, la sensación de disgusto es rápidamente sustituida por un gran nerviosismo o directamente por enfado (eso dependerá sobre todo de cada perro).

Y las manifestaciones visibles son en forma de conductas poco deseables e incluso preocupantes.

Tratar de corregir o cambiar esas conductas no suele ser eficaz, porque están provocadas por una emoción de base.

Y es sobre esa emoción sobre la que debemos trabajar.

Dicho de otro modo, tienes que trabajar para mejorar la tolerancia a la frustración de tu perro en otros contextos donde esté tranquilo y puedas enfrentarle a pequeñas dosis de incomodidad para que aprenda a manejarla.

En lugar de tratar de controlarlo o calmarlo cuando ya ha perdido los papeles.

Es un trabajo algo lento, pero divertido, pues se basa en el juego.

Y dará sus frutos gradualmente, pues lo que se busca es hacer participar al perro de los ejercicios para que se divierta y aprenda poco a poco a controlarse y a aceptar que no siempre será lo que él quiere, o no siempre será ahora mismo o sin esfuerzo.

Y con esto tratamos también de aumentar su capacidad de pensar (en lugar de dejarse llevar por las emociones y actuar), y de madurar, ya que irá haciendo extensivo el aprendizaje del juego a las situaciones cotidianas donde ahora mismo tiene problemas.

Por eso lleva algún tiempo: cada perro necesita un proceso de maduración para generalizar lo aprendido en los juegos a la vida cotidiana.

¿Qué ejercicios puedes hacer para mejorar la frustración?

Hay varios, yo propongo estos cuatro.

(INCISO: Todos los juegos se harán en entornos sin distracciones, cuando tu perro esté tranquilo pero despierto. Con unos minutos al día es más que suficiente).

– Elegir una mano

Este juego es un clásico, muy sencillo de ejecutar.

Hazte con un cuenco con golosinas muy apetitosas, ponte cómoda, e invita a tu perro a elegir la mano con premio.

Le ofreces las dos manos cerradas, a la misma altura, y solo en una de ellas has puesto una golosina.

Le pides “elige” y esperas a que toque una de las dos con la nariz.

Abres solo la mano elegida.

Si hay premio, se lo das y felicitas.

Si no hay premio, un “ooohh, más suerte para la siguiente vez” le indica que tiene que intentarlo de nuevo.

Este juego hace que el perro tenga que pensar y oler el aire antes de elegir.

Si se precipita, va a acertar el 50 % de las veces.

Puede que eso le valga, pero al tiempo falla el 50 % de las veces, lo que le enseña que no siempre logra lo que quiere, y no es el fin del mundo ni hay porqué enfadarse, siempre podrá volver a probar.

Conforme mejora su autocontrol, se tomará algo más de tiempo para elegir (oliendo antes de tocar) y acertará  mucho más a menudo.

Pensar y tener un poco de paciencia tienen premio, Emoji

– Premios en hilera

Este juego es una variante del anterior, idealmente para cuando elegir mano sea demasiado fácil (y acierte casi siempre).

Hazte con 3 (al principio, luego pueden ser más) recipientes con agujeros.

Pueden ser simples tuppers que hayas perforado, o incluso unos vasos de plástico que agujerees.

Los agujeros son para permitir que el olor de la comida salga fácilmente.

Colocas los 3 recipientes en el suelo, del revés.

Bajo uno de ellos colocas una golosina muy aromática.

Luego haces un poco el “trilero”, intercambiando los recipientes entre sí para que tu perro pierda la pista visual de cuál era el que tiene el premio.

Y le pides “elige”.

Si lo hace al azar (lo más probable) sus opciones de acertar acaban de caer al 33 %.

Y las de fallar suben al 66%.

Eso le hará ser aun más paciente a la hora de esperar conseguir  lo que quiere. Y más tolerante con los fallos.

O bien se tomará su tiempo oliendo el aire y su tasa de aciertos subirá notablemente.

Al igual que su autocontrol y capacidad de concentración.

Se puede subir el número de recipientes conforme acierta fácilmente con 3.

– Espera

(ATENCIÓN: este juego no deberías practicarlo si tu perro muerde cuando se frustra, porque puede hacerte daño de verdad. Déjalo para más adelante, cuando haya mejorado y sea algo más paciente tras jugar a los anteriores juegos).

Para este juego preparas un cuenco con golosinas, y te sientas.

Ofreces a tu perro el puño cerrado con una golosina dentro.

Y le dejas que pruebe de todo.

Que huela, que chupetee, que mordisquee (sí, va a mordisquear. Si duele mucho, te quejas y le das un segundo de “tiempo muerto” antes de probar de nuevo), que lloriquee….

No digas ni una palabra, no des pistas, tan solo deja que ensaye conductas.

Y muy atenta: en cuanto separe la nariz de la mano cerrada (es decir, en cuanto deje de intentar sacar la golosina), ¡bingo!, le das otro premio (igual al del puño) con la otra mano.

Y empiezas de nuevo.

Conforme jugáis, entenderá que solo si espera un par de segundos alejándose (girar la cara vale) del premio logrará alcanzar el premio.

Es algo contra intuitivo, ya que exige alejarse del objetivo para lograrlo.

Y exige también un buen autocontrol y paciencia. Para los dos, Emoji (porque recuerda, no puedes dar pistas ni hablar ni enfadarte).

Le enseña también que esperar un poco puede ser mejor estrategia que lanzarse con todo para conseguir lo que le interesa.

– Clicker

Esta herramienta, quizá te suene, sirve para el adiestramiento de animales (no solo perros).

Se basa en asociar un sonido neutro (el click) con golosinas muy apetecibles, para luego usar ese sonido neutro como marcador de “eureka, tienes premio”.

En este caso te propongo olvidarte de adiestramientos y objetivos y usar el clicker como juego para que tu perro piense, ofrezca comportamientos, ensaye conductas y se divierta.

Y tú te diviertas también viendo qué se le puede llegar a ocurrir.

Lo primero es cargar el clicker. Eso se puede hacer de dos modos:

Haces click con una mano y le das una golosina con la otra, todo al mismo tiempo. Repites 15 o 20 veces. Lo dejas y vuelves a repetir al día siguiente. Con eso suele bastar

O más rápido: esparce por el suelo 15 o 20 premios, y conforme tu perro los recoge, haz click por cada bocado que recupera. Repite al día siguiente. Ya tienes el clicker “cargado”.

Ahora te haces con tu cuenco de golosinas, te pones cómoda y empiezas a jugar.

Hay dos juegos interesantes.

(En realidad hay muchos juegos, pero te presento solo dos,Emoji ).

1- Ofrecer conductas

Las que sean. Es muy útil para perros muy miedosos, inseguros o inhibidos. Simplemente esperas a que haga algo y haces click (y premias. Siempre que haces click, hay premio).

Ese algo puede ser lo más simple del mundo, como mover una oreja, elevar una pata, sacudirse, girar la cabeza, mirarte a los ojos, incluso pestañear, lo que sea.

Pero tienes que ser rápida y hacer click.

Después de ese click, tu perro repetirá la conducta (así es como funciona el clicker).

Pero el juego va de iniciativa, así que espera.

Y sigue esperando hasta que haga cualquier otra cosa. La que sea, por sencilla que resulte, que no sea la primera acción a la que hiciste click.

Por ejemplo. Empiezas y tras esperar unos segundos, tu perro suelta un ladrido (puede estar un poco frustrado porque no sabe lo que tiene que hacer para lograr premios, y lo manifiesta así).

Haces click.

En cuanto se coma la golosina, pensará un par de segundos, y soltará otro ladrido, esta vez a propósito.

Sonríes y esperas.

Puede que suelte algún ladrido más.

Esperas.

Ahora tu perro da un paso atrás (porque se pone algo nervioso, ya que el ladrido antes servía y ahora no).

Haces click y premias.

Ahora va a pensar un poco más, porque seguramente no termina de entenderlo.

Puede que ladre una vez más, o que dé un paso atrás.

Sonríe y espera.

Quizá se ponga un poco más nervioso y gire la cabeza.

Click y premia.

Tras cuatro o cinco intentos, los perros suelen empezar a comprender la (única) regla del juego.

Haz algo, te premio, y luego haz cualquier otra cosa que no sea la anterior, y también te premio.

Eso hace que empiecen a ser creativos y se animen a ofrecer conductas, sin miedo a posibles consecuencias.

Les hace pensar para decidir qué hacen después.

Y les “fuerza” un poco al principio, porque se ponen algo nerviosos y se frustran.

Pero si eres rápida marcando con el click, y no esperas conductas llamativas o complejas sino que marcas gestos sutiles por pequeños que sean, le ayudas a gestionar esa frustración y a hacer frente con una estrategia distinta a alterarse o enfadarse: pensando.

2- El juego de la caja

El otro juego se llama popularmente “101 cosas que se pueden hacer con una caja”.

Y consiste simplemente en una extensión del juego anterior, pero interaccionando con un objeto.

En este caso, una caja de cartón.

Dejas la caja de cartón en el suelo, y te preparas con el clicker y las golosinas.

Y esperas.

En cuanto tu perro interaccione con la caja, haces click.

 

Brianna «peleando» con una caja

Olerla suele ser la conducta más habitual en primer lugar.

Luego esperas a que ofrezca una conducta de interacción con la caja, la que sea, excepto la que ya ha hecho (o sea, excepto olerla).

Puede que la empuje con la nariz. Haz click.

Ahora espera otra cosa distinta. Puede que le dé con la pata.

Haces click.

Y así un rato.

No hay más regla que esa, haz algo distinto cada vez.

Si quiere destrozar la caja, meterse dentro o empujarla por toda la habitación, todo vale.

Estos juegos son divertidos, sencillos de realizar, económicos y te ocupan entre 5 y 10 minutos al día (no abuses, que aunque no lo parece, están siendo una exigencia importante para tu perro, sobre todo al principio).

Y le están enseñando que la paciencia, el autocontrol y pensar antes de actuar son más productivos y generan una mejor sensación interior que lanzarse y dejarse llevar por la frustración.

Así que ¿a qué esperas para empezar a jugar con tu perro? ¿Cómo gestiona ahora la frustración? Cuéntalo en los comentarios.

¿Te gustaría contarme qué te preocupa en el día a día con tu perro y que te oriente sobre qué puedes mejorar?

Pide cita para una vídeo-sesión estratégica gratuita conmigo y sabrás cómo te puedo ayudar a mejorar la relación con tu perro.

Irene
Estoy en:

Latest posts by Irene (see all)

Pin It on Pinterest

Share This