Perro de caza leyendo un libro

Corren tiempos difíciles para gobiernos y cuerpos de seguridad. La tecnología avanza a gran velocidad, y espiar y conocer cualquier secreto de los estados parece más sencillo que nunca.

Personas especializadas, desde sus computadores especialmente preparados, toman al asalto smartphones, Pcs y tablets de cualquier persona u organismo importante para la seguridad nacional.

Así, las defensas más sofisticadas son destruidas, y los piratas informáticos se proponen retos cada vez más complejos para luego alardear de sus logros.

Pero espera, existe un reducto informático que ha resultado ser impenetrable.

Un cuerpo de seguridad que ha logrado mantenerse libre de todo ataque y ha conseguido repeler las intrusiones más agresivas y persistentes.

¿Gracias a su excelente programación defensiva?

¿Debido a que cuenta con agentes jóvenes, inteligentes y sobradamente preparados?

¿Porque dispone de los últimos avances tecnológicos en materia informática?

Pues no, no, y no.

Bueno, la segunda pregunta no sé, lo más probable es que sí.

Pero poco puedes hacer, por muy bueno que seas, si te encuentras con lo que te encuentras en la Guardia Civil en lo que a informática se refiere.

Porque sí, ese es el organismo “último reducto”, los que aún no han conseguido ser atacados, los que se libran de todo espionaje e intervención contra sus archivos

Resulta que los hackers rusos llevan tiempo intentándolo, y finalmente se han rendido.

Pero porque los ordenadores que están atacando van a pedales.

Al parecer, una fuente cita que es imposible entrar en sus ordenadores.

De puro antiguos, seguramente los rusos ni saben cómo atacarlos.

Para encenderse, necesitan unos 20 minutos. Y para abrir un simple procesador de texto, unos pocos minutos más.

Mucho vodka hay que tomar para tener tanta paciencia.

Los programas empleados para el hackeo mandan instrucciones a los ordenadores de la Guardia Civil, pero debido a la lentitud de respuesta y a los sistemas operativos desfasados, esos programas saturan la CPU con sus peticiones, y el sistema colapsa.

Toma firewall impenetrable.

Así que podemos presumir ante el mundo entero de tener ordenadores a prueba de piratas informáticos.

(Aunque si nos preguntan cómo lo logramos, mejor cambiemos de tema)

El que los propios agentes vean ralentizado su trabajo hasta la exasperación, día tras día, es un pequeño detalle irrelevante.

Así que ya ves, modernidad y poderío dándose una castaña contra la pesadez y lentitud de lo desfasado.

Pues ahora mira lo que te pasa cuando sales con tu perro, y lo mismo te das cuenta de algo.

Todos esos que te abordan para explicarte (contra tu voluntad) cómo debes educar a tu perro, y que parecen de lo más moderno y actual.

Que lo saben todo y te lo van a contar a la fuerza, cual piratas informáticos invadiendo un ordenador.

En realidad, son los que tienen el sistema operativo muy desactualizado, y están desfasados a más no poder.

Una manera de enfrentarse a los “ataques infecciosos” que promueven es ignorarles.

Haces como que no existen, y ya se rendirán.

Otra manera es asegurarte de que tu información y tus conocimientos son superiores a los suyos

Así te blindas contra sus abordajes, y puedes seguir paseando con la cabeza bien alta y la seguridad de que tienes claro lo que pasa y lo que estás haciendo.

Se pongan como se pongan y te cuenten lo que te cuenten.

Con lo que le cuento a mis suscriptores en los correos diarios, consigues justo eso.

Y con el libro digital de regalo que te mando, te colocas por encima del 95 % de los que te cruzas por la calle y que «saben mucho de perros»

Y que se vayan a hackearle el cerebro a otro.

error: Este contenido está protegido