Igual no es buena idea

 

Lo de querer llevarse al perro a todos lados empieza a volverse extrañamente popular.

Hay perros que se portan regular cuando los llevas a según qué sitios.

Y me consultan a menudo cómo resolverlo.

La respuesta corta a eso: no lo lleves.

Igual no te ha gustado, ¿no?

Pues me temo que la larga tampoco te va a gustar.

Pero si quieres leerla, ahí va.

El llevar a tu perro contigo a todas partes es un modo de integrarlo en tu vida y en tu familia.

Tiene sentido, y es muy loable.

El problema es que lo mismo, con algunos perros, no estamos teniendo en cuenta lo que le gusta a él.

O lo que le incomoda o aburre soberanamente.

Piensa en un deporte que detestes.

O en una actividad que no realizarías ni que te pagaran el sueldo de un mes.

Ahora imagina que tu pareja decide llevarte a rastras a las gradas de un campo donde se celebra un interminable y aburridísimo partido de ese deporte que no soportas.

O no entiendes.

O te aburre.

O incluso te pone nerviosa.

(¿Qué tal unos combates de boxeo a KO?)

Y a los diez minutos empiezas a protestar y quieres irte.

Y tu pareja te sujeta del brazo, te dice que pares quieta y te calles, y que le dejes disfrutar del espectáculo.

¿Qué tal sienta eso?

Yo creo que fatal.

Diez minutos más, y empiezas a pensar en dejarle plantado y buscarte a alguien más comprensivo.

A ti te hubiese valido que se fuera por su cuenta mientras tú veías una película, dabas un paseo, quedabas con amigos o leías un libro.

Por ejemplo.

Pero quiere que estéis todo el tiempo juntos, y le parece que ésta es la manera.

Lógicamente sí, es una manera.

Pero no es necesario estar toooodo el tiempo juntos.

Yo llevaba a mis huskies conmigo a todos lados.

A-to-dos.

Les metí en trenes.

En taxis.

En escaleras mecánicas.

En sitios de donde me echaban porque los perros estaban prohibidos.

Por descontado, en bares, restaurantes y hoteles.

Incluso algunas veces les colé en la facultad (también estaba prohibido y también me echaban)

En el supermercado.

En el banco (me cambié una vez de entidad porque me echaron)

Era porque me gustaba compartir esos momentos con ellos.

Aunque no fueran especialmente interesantes y estimulantes.

Pero también era porque esos perros se apuntaban a un bombardeo.

Se encontraban a gusto en cualquier entorno, cualquier ambiente les parecía bien.

Estaban cómodos con ruidos, movimientos, vehículos de todo tipo, gente invadiéndoles el espacio, tocando sin miramientos, otros perros, incluso si les ladraban o gruñían.

Todo les iba bien.

Y yo me daba cuenta, así que cero problemas.

Ahora es diferente.

Willow sí puede ir a muchos sitios a aburrirse a mi lado.

Pero Jimena y Brianna, no.

A ver, que su comportamiento es ejemplar.

Impecable.

Se congelan.

Y no hay nada en este mundo que se porte mejor que un perro congelado.

Quedas super bien con los demás, parecen los perros mejor educados del mundo.

Dos horas de pie, inmóviles, mirando al infinito sin pestañear, pegadas a mis piernas, mientras yo ceno con mi familia en un restaurante.

(Y entre tanto Willow ronca bajo la mesa)

Pues podría mirar para otro lado.

Pero no soy capaz.

Tras comprobar que lo pasan mal, me da igual cómo lo manifiesten.

Simplemente ya no las llevo a según qué sitios.

Y a veces, yo tampoco voy a según qué sitios porque no están bien conmigo allí, y no me apetece dejarles.

Esa es mi elección, claro.

Así que llevar a tu perro a todos lados, sí.

Si se siente cómodo en todos lados.

Si ladra, se lanza, intenta morder, gruñe o no para quieto.

No es que esté mal educado.

Y haya que corregirlo.

Es que no quiere estar allí.

Tu perro no puede buscarse otra pareja cuando le haces esto.

Así que mejor no se lo hagas.

Este es un ejemplo de problemas que NO ayudo a resolver.

(Salvo que aceptes un “no lo lleves” como solución)

Pero hay otros muchos en los que sí puedo ayudar.

Siempre pensando en proporcionar el máximo bienestar y calidad de vida a tu perro.

Lo que a su vez te dará a ti la mayor calidad de vida posible en vuestra relación.

Si te sirve, aunque no puedas llevar a tu perro de terrazas, 

Irene
Estoy en:
Últimas entradas de Irene (ver todo)
error: Este contenido está protegido