Hacerse viejo es un asco

 

Hoy Jimena se ha perdido.

Esto empieza a parecer una película, tendré que escribir las “Crónicas de Jimena”

¿Recuerdas que te hablé de un camino muy bonito que queda entre mi casa y el lugar donde aparco la furgoneta?

Pues ahí. En serio.

Veníamos de pasear, bajaron todos del vehículo, y eché a caminar  hacia casa.

Iba mirando algo en el móvil, creo.

Al llegar a la portilla, abro, y entran Brianna y Willow.

No veo a Jimena.

Bueno, no pasa nada.

A veces alguno tarda más en llegar porque se queda olfateando algo.

Espero.

Espero…

Espero…….

Me canso de esperar, cierro la portilla, y me voy a…

Bueno, al baño, que me estaba haciendo pis.

Acomodo a los otros perros, les quito los arneses, les pongo las camas de exterior.

Y me vuelvo a la puerta para abrir a Jimena.

Pero al asomarme, resulta que no está.

Vale, ahora empiezo a preocuparme.

¿Cómo he podido perder un perro en un trayecto tan corto y familiar?

Según voy hacia la portilla, repaso mentalmente.

Al terminar el paseo subí tres perros, ¿verdad? Sí, eran tres. Jimena subió la segunda, estoy totalmente segura

Bien, eso es súper importante. No me he dejado un perro en tierra.

(No te rías, tengo pesadillas recurrentes con este tema)

“Al llegar y abrir el portón, han bajado los tres. ¿No? Creo que sí. Pero la verdad es que no me he fijado. Igual es eso, se ha quedado dormida y no me he dado cuenta”

Sería raro, pero posible.

Así que voy de nuevo hacia la furgoneta.

Al girar la curva, cuando aún faltan 100 metros, la veo.

Está junto al vehículo.

Dando vueltas alrededor.

Como si quisiera entrar.

¿?????

Silbo.

Ni caso.

Silbo de nuevo y la llamo.

Ni mira.

Vale, o se le ha colgado el disco duro y ha reseteado la mañana completa

(Por lo que cree que vamos de paseo ahora mismo y solo espera que alguien le abra la puerta)

O está muy nerviosa y desorientada, no sabe para donde tirar, y de puro nervio ni me oye.

La verdad es que no sé cuál es la respuesta correcta.

Solo sé que tengo que ir a buscarla hasta el aparcamiento.

En cuanto me ve se pone contenta y viene a mi lado.

Bien, vamos a casa, pequeña, ¿te parece?

Sí, me acompaña, y parece que hoy no hay fantasmas.

Menos mal.

Hacerse viejo es una mierda.

Y este ha sido nuestro suceso paranormal del día, 🙂

Bueno.

Tengo un servicio de asesoramiento que ayuda a entender a los perros.

Te permite acceder a conocimiento útil y coherente, y a herramientas para gestionar la convivencia con tu perro.

Incluso aunque haga cosas extrañas, como Jimena.
.
Porque no se puede educar, o corregir, o adiestrar que lo que ella hace no ocurra.

Pero sí se puede intervenir para que tu perro tenga la mejor calidad de vida posible, entendiendo cómo se siente.

Y sobre eso hablo en mis correos y reflexiones diarias.

Las que les mando a mis suscriptores, y nada más que a ellos.

Muchos me dicen que aprenden una barbaridad y que les ayuda con sus perros.

Oye, igual a ti te ocurre lo mismo.

No lo sabrás si no te apuntas.

¿Que cómo? Pues dándole al botón.

Irene
Estoy en:
error: Este contenido está protegido