Por qué es mala idea «acostumbrar» a tu perro

 

Una técnica muy habitual para solucionar problemas en perros es exponerles a ellos “para que se acostumbren”

Si a tu perro le da miedo la gente, pues le llevas donde hay mucha gente para que se acostumbre.

Si la presencia de otros perros le supone un problema, pues al parque canino para que se acostumbre.

Si tiene pánico a los cohetes, una sesión de pirotecnia en las fiestas de tu pueblo es perfecta para que se acostumbre.

Y así con cualquier problema o situación en la que tu perro dé claras muestras de encontrarse incómodo, molesto o directamente acojonado.

Ya sabes.

Si tú tienes miedo a las serpientes, pues te dejamos un rato en un pozo lleno de serpientes.

Para que te acostumbres.

Y tú vas, ves que no pasa nada, que las serpientes son tipas majas con una mala fama injustificada, y te haces amiga de todas.

De to-das.

Hasta de la pitón albina de ocho metros.

¿Sí?

Pues no.

Lo que puede pasar son dos cosas.

Una.

Que las reacciones de miedo, incomodidad o acojone se multiplican por un número que tiende al infinito.

Esto pasa mucho.

O dos.

Que las reacciones de miedo, incomodidad o acojone desaparecen.

El perro deja de presentar conductas.

Es como magia, mira tú.

Ya no se mueve, no chilla, no ladra, no huye, no nada.

Está como muerto, pero todavía camina y come y eso.

Lo que casualmente mucha gente espera de los perros y sus conductas.

Que no tengan ninguna, quiero decir.

Entonces la técnica les ha funcionado.

Les sirve.

El perro se ha acostumbrado.

Ya.

Esto se llama, en conducta canina (y humana también) inundación.

Y es básicamente eso, exponer al sujeto que tiene un problema de rechazo o miedo hacia cierto estímulo.

A cantidades tan grandes de ese estímulo que sea incapaz de gestionarlo de ninguna manera.

Que se bloquee.

Que colapse.

Que se le cuelgue el disco duro.

Y entonces simplemente ya no expresa cómo se siente.

Pero se siente fatal.

¿Te suena haber visto esta técnica en alguna parte?

Seguro que sí.

Pues no hay más comentarios, señoría.

Así que si lo habías oído alguna vez.

Y te estabas preguntando en qué consiste la inundación como manera de “educar” a los perros con miedos o reactivos o con conductas de agresión o lo que sea.

Pues va de esto.

Ahora tú decides si es lo que quieres o no para tu amigo.

Pero entendiendo qué hace y cómo funciona.

Cuando “funciona”.

Estas y otras dudas parecidas las resuelvo en un servicio de consultoría online.

Doy respuesta a preguntas generales de comportamiento y de veterinaria.

Lo mismo estabas necesitando algo así.

Irene
Estoy en:
Últimas entradas de Irene (ver todo)