Porque te da las claves de la educación amable

 

Hoy me ha pasado algo extraño.

No sé si te has fijado pero cuando visitas alguna tienda on line, luego la publicidad de los productos que miraste te persigue por todas las webs por las que vas.

Publicidad personalizada, lo llaman.

Bueno.

El caso es que la publicidad que me persigue a mí ahora es de mecanismos de cisterna de váter.

Y tú puedes pensar “pues habrás estado mirando eso”.

Pues no.

Sera publicidad aleatoria

Podría ser.

Aunque esa es la que recibo normalmente (no dejo que las webs me cuelen publicidad personalizada) y me salen vestidos de tirantes, cómodas cuquis y coches.

Pero ¿cisternas de váter?

El caso es que durante el paseo le estuve dando vueltas, y de repente recordé algo.

Hace unos días en casa de una amiga la cisterna de su váter perdía mucha agua.

Y hablé de repararla.

Desmontamos el mecanismo, y la junta estaba podrida.

Bueno, pues igual te toca comprar otro mecanismo de cisterna.

Le dije.

Seguro que el móvil lo llevaba encima.

¿Google está escuchando nuestras conversaciones privadas?

La rumorología dice que sí.

Hasta aquí tendría todo cierto sentido si no fuera por un detalle:

La publicidad no me sale en el teléfono, sino en el Pc.

¿¿¿Mi teléfono le cuenta mis conversaciones privadas a mi Pc para que luego Google sepa qué publicidad mostrarme???

Preocupante.

Vale.

A ver, Google, si estás ahí, escucha una cosita.

(O mejor, lee este correo, que seguro que eso también lo haces)

Resulta que mi amiga tenía una junta para el mecanismo de la cisterna, y la arreglamos ese mismo día.

Ahora funciona de maravilla.

Ya no necesito que me enseñes más mecanismos de cisterna que NO voy a comprar.

Vuelve a los vestitidos de tirantes y las cómodas cuquis, anda.

Aclarado este tema, hay que destacar algo de este comportamiento de Google.

Que escucha y observa.

Lo hace constantemente.

Y en función de lo que ve, actúa.

A veces acierta, y otras ni de  lejos.

Pero sigue observando y escuchando.

Esto es fundamental cuando quieres solucionar problemas.

Si tu perro ladra a todos por la calle.

Si se queda solo  y las lía pardas.

Si se lanza a por los desconocidos.

Lo que sea.

Puedes ahorrarte la angustia y la ansiedad por lo que pueda pasar empezando a observar  escuchar.

Y luego actuando en función de lo que veas.

A veces igual la fastidias, pero otras veces acertarás de lleno.

Y tú y tu perro os sentiréis mucho mejor.

Puedo ayudarte a entender lo que veas para ir algo más rápido.

Y para eso, el primer paso es apuntarte en el botón, y leerte algunos correos de los que mando a diario a mis suscriptores.

Después ya iremos viendo

Irene
Estoy en:
Últimas entradas de Irene (ver todo)
error: Este contenido está protegido